Lo nuevo de Samsung ya está aquí. Tras un año en el que ha tenido uno de los relojes inteligentes más afamados del mercado, el Gear S2, tocaba renovarlo. Y ha ocurrido, igual que con el S2, por partida doble, ya que sus actualizaciones son el Samsung Gear S3 Frontier y S3 Classic, que vendrían a ser la opción más deportiva y urbana en primer lugar, y la más elegante y tradicional en el segundo. En cualquier caso, es un diseño bastante continuista, que no rompe con lo establecido un año atrás. Empecemos por las especificaciones en bruto.

  • Pantalla: OLED 1.3" Gorilla Glass SR+
  • Resolución: 360 x 360 (circular)
  • Procesador: 1 GHz
  • Almacenamiento: 4 GB
  • RAM: 768 MB
  • Conectividad: NFC, Bluetooth 4.2, WiFi abgn, GPS / GLONASS
  • Certificación: IP68
  • Sistema operativo: Tizen 2.3.1
  • Otros: acelerómetro, barómetro, altímetro
  • Medidas: 46.1 x 49.1 x 12.9 mm
  • Peso: 57 gramos (Classic) / 62 gramos (Frontier)

En la hoja de especificaciones se aprecia algún aspecto interesante, como la inclusión de Gorilla Glass SR+, la recién anunciada novedad de Corning que une el zafiro con su Gorilla Glass para lograr un 70% más de resistencia a impactos que sólo con el zafiro, y un 25% de reducción de reflejos, lo cual equivale a una resistencia mucho mayor a golpes y caídas, al mismo tiempo que no hace más "opaca" la pantalla, así que no hace falta un aumento en particular del brillo de la pantalla que supondría un mayor consumo energético.

Más: resiste al agua y al polvo con su certificación IP68, y así se ha encargado de hacerlo saber Samsung durante la propia presentación del producto. Podemos llevar el Gear S3 a la playa o a la piscina, o ducharnos con él puesto. La batería sube considerablemente (de 250 a 380 mAh), y la pantalla también es always-on, dejándonos ver siempre la esfera encendida. Gracias a la tecnología OLED del panel, no supone una sangría de la batería. Pantalla que ha aumentado en 0.1 pulgadas su tamaño; puede parecer un cambio muy leve pero en un dispositivo tan reducido sí se aprecia la diferencia.

24 horas

El punto anterior de resistencia al agua y al polvo no está sólo en la durabilidad, sino también en que Samsung parece estar empujando a su nuevo reloj estrella hacia el entorno deportivo. Las pulseras de monitorización de la actividad tienen un problema, y es que acaban siendo relegadas, condenadas al olvido.

Samsung lo sabe, Fitbit lo sabe, cualquier grande a estas alturas lo sabe. La forma de luchar contra ello es aportando un mayor valor que la "mera" monitorización de la actividad, empezando por un diseño que no empuje a quitársela cuando llega un evento mínimamente formal.

Eso es lo que Samsung está explotando con sus últimos relojes: diseños que, más allá de gustos personales, puedan convivir las 24 horas con el usuario, sin importar si está en la playa, en el trabajo, jugando al tenis o en una cena formal. En esa línea, también ha incorporado opciones como el GPS, el barómetro o el altímetro, posiblemente para competir en diagonal con los relojes deportivos de Polar, Garmin y compañía.

El problema: esto es muy grande

El Gear S2 tiene unas dimensiones más que aceptables, y los modelos orientados al público femenino son más que discretos, además de llegar en colores como el oro rosa. Ahí Samsung demostró una preocupación por llegar no sólo al consumidor tecnológico, sino por cruzar el Rubicón y lograr que personas menos interesadas en la tecnología por sí misma pudieran acceder a los relojes inteligentes al ver un valor más allá del factor tecnológico.

Esto se ha perdido con los Gear S3, cuyas dimensiones dejan intuir a qué mercado van, al menos de forma mayoritario: público masculino, con hábito de consumo tecnológico o deportivo, debido a los sensores que incorpora el S3.

Así y todo, se mantiene el énfasis en la personalización, y llegan muchas más correas, así como esferas.

La solución: larga vida al S2

Sí, los S3 van destinados principalmente a hombres. Pero la prueba de que Samsung no se ha olvidado del público femenino, así como de quien no necesita tantas características en un reloj o no quiere realizar una inversión demasiado alta en él, es que los S2 se mantienen en el catálogo. Las novedades del S3 en cuanto a hardware quizás no tengan tanto sentido para quien no realiza práctica deportiva intensa, así que para consumidores más casuales, o con menor presupuesto para un reloj, los S2 quedan como opción, toda vez que su precio será, seguro, recortado. Lo cual será una noticia bastante mala quien entró a competir en el mercado de los relojes inteligentes y lo hizo mediante la guerra de precios. Además, las novedades de software (como la multitud de esferas) llegarán a los S2 como actualización a finales de año.

Por lo demás, el S3 mantiene la carga inductiva, y también estrena micrófono y altavoz para poder atender llamadas solamente con él, manteniendo el teléfono en el bolsillo si vamos por la calle o en el cargador si estamos en casa, por ejemplo. Eso sí, no hay rastro del modelo con eSIM que sí había el año pasado, naturalmente por motivos regulatorios. Ese modelo del S2 sí tenía micrófono y altavoz, el S3 lo estrena en los modelos normales. Por otro lado, también sirve para escuchar música directamente en el reloj.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.