¿Mar o montaña? Si aún no te has ido de vacaciones o estás a punto de regresar de tu descanso veraniego, esta pregunta te resultará familiar. Aunque la expresión también sea popular dentro de la cocina tradicional catalana, lo cierto es que los amantes de las alturas cuentan con destinos que nada tienen que envidiar los rincones de aguas cristalinas y arenas blancas.

Los refugios no sólo promueven el montañismo, también participan en tareas de rescate o sostenibilidad ambiental

España es el país con mayor número de Reservas de la Biosfera de todo el mundo, gracias a 47 rincones protegidos por sus características naturales y ambientales. Entre otros, destacan diversos espacios pertenecientes a Pirineos como Ordesa-Viñamala o a la Cordillera Cantábrica como Picos de Europa o el macizo de Las Ubiñas. Ya sea dentro de nuestro territorio o fuera de nuestras fronteras, algunos de estos destinos cuentan con refugios de montaña desconocidos para aquellos que no dedican su tiempo libre y vacaciones a realizar ascensos de más de 2.000 metros.

Los refugios no sólo promueven la práctica del montañismo, sino que resultan imprescindibles en las tareas de rescate y de actividades de información, sensibilización ambiental y control del medio. Algunos de estos rincones nos dejan por las nubes al estar enclavados en el corazón de algunas de las montañas más espectaculares, no sólo de España sino también de cualquier otro punto del planeta:

Refugio Collado Jermoso

En pleno corazón de los Picos de Europa, el refugio Diego Mella se ubica en el Collado Jermoso, una cumbre a 2.064 metros de altitud en el valle leonés de Valdeón. La situación del refugio de Collado Jermoso, muy activo en redes sociales, convierte a este rincón en ideal para ascender montañas como El Llambrión (2.642 m), La Palanca (2.614 m) o El Friero (2.554 m).

Refugio de Goûter

Si viajamos desde el Parque Nacional de Picos de Europa hasta los Alpes, es probable que deseemos contemplar o subir a una de las cumbres más icónicas, el Mont Blanc. Una de las vías más populares para los montañeros es la ruta de Goûter, donde nos podremos encontrar un imponente y moderno refugio situado a 3.835 metros de altura. Las vistas son de vértigo, aunque los problemas también pueden ser sorprendentes. En 2013, un deportista fue evacuado del refugio de Goûter después de que le robaran las botas y no pudiera seguir ascendiendo.

Refugio Urriellu

Desde 1954, otro refugio de los Picos de Europa hace las delicias de los montañeros que llegan hasta allí. El edificio es ahora propiedad del Gobierno del Principado de Asturias, aunque está gestionado por las federaciones de montañismo. Se encuentra en la pared del Pico de Urriellu (Naranjo de Bulnes), en pleno concejo asturiano de Cabrales y a sólo veinte kilómetros del mar Cantábrico.

Refugio del Monte Rosa

refugios
Hwking (Wikimedia)

Localizado a 2.883 metros de altura, este refugio se encuentra a los pies del Monte Rosa, en el corazón de los Alpes suizos. Su impresionante arquitectura no se basa únicamente en sus paredes de aluminio, sino que su diseño, ideado por estudiantes del ETH Zurich, permite el autoabastecimiento energético y el reciclaje de agua. Además de las vistas de cumbres, los visitantes también pueden disfrutar de espectaculares glaciares próximos a este lugar.

Refugio de los Ibones de Bachimaña

refugio
Nano Martínez (Refugio de los Ibones de Bachimaña)

refugio
Pepe Barranco (Refugio de los Ibones de Bachimaña)

Además de Suiza, España también presume de rincones impresionantes de origen glaciar. En los Pirineos, el término ibón alude a los pequeños lagos de montaña de origen glaciar. Y uno de los mejores conjuntos, formado por los ibones de Pezico, Gramatuero y los ibones azules, puede ser contemplado desde el refugio de los Ibones de Bachimaña, a 2.200 metros de altura. Seiscientos metros más abajo también se encuentra el balneario de Panticosa, un enclave mítico de esta región aragonesa.

Refugio de Gervasutti

El Bivacco Gervasutti es otra de las proezas arquitectónicas ubicadas en las Grandes Jorasses, unas montañas situadas en la frontera entre Francia e Italia. El campamento está próximo al barranco de Mont Greuvetta y al glaciar Fréboudze.

Refugio de Bujaruelo

El valle de Bujaruelo, situado muy cerca del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y del valle de Panticosa, esconde un refugio en pleno corazón del Pirineo central. Esta zona de Aragón sirve como "nexo de unión" con la localidad francesa de Gavarnie, donde se halla el famoso circo glaciar y la cascada de agua mas alta de Europa.

Refugio de Solvay

Suiza guarda otro de esos rincones que generan asombro y vértigo a partes iguales. El refugio de Solvay es el enclave situado a mayor altitud del mundo. Localizado a 4.000 metros de altura, en la cresta del Cervino, sólo puede ser utilizado en casos de emergencia. Las imágenes compartidas por este montañero demuestran por qué.

Refugio Frey

A los pies de la aguja Frey, en el cerro Catedral de Bariloche (Argentina), se encuentra este refugio situado a 1.700 metros de altura sobre el nivel del mar. Desde aquí los visitantes pueden realizar excursiones para contemplar la panorámica del Pico Bara, acercarse a la laguna Schmoll y Filo y disfrutar de sus pintorescos paisajes, como compartió el refugio en su página de Facebook. Estos diez rincones demuestran la belleza de lugares no siempre conocidos. Visitarlos -algo únicamente posible con la adecuada preparación física- es un auténtico placer para los sentidos.

👇 Más en Hipertextual