El escritor ruso Fiodor Dostoyevski es conocido por sus excelentes libros y por sus frases reflexionando acerca de la existencia. Una de ellas puede ayudarnos a ilustrar vívidamente el tema de este artículo: "A veces hablan sobre la brutalidad “animal” del ser humano pero es terriblemente injusto e insultante para las fieras: un animal nunca podrá ser tan cruel como el ser humano, tan artísticamente cruel". Estas palabras son excepcionalmente adecuadas para describir las acciones de la Policía Secreta Checoslovaca.

En la Checoslovaquia comunista de 1948, los líderes del régimen necesitaban nuevos métodos para frenar la oleada masiva de fugas que se estaba desarrollando en el país. Miles de ciudadanos abandonaban sus vidas para huir del puño de hierro estalinista que representaba el Gobierno de izquierda.

Viajaban en pequeños grupos hacia la frontera con Alemania, al oeste del país , con la esperanza de encontrar la libertad que habían perdido en su patria. A los agentes de la Policía Secreta Checoslovaca se les ocurrió la brillante idea de construir puestos falsos a pocos kilómetros del límite fronterizo con el país germano. Estos estaban equipados con banderas estadounidenses y oficiales hablando inglés con acento americano. La fachada estaba impecablemente construida.

Jan Rosenauer.
Jan Rosenauer.

Los miembros de otro grupo de agentes se hacían pasar por traficantes de personas, prometiendo introducir checoslovacos a la parte de Alemania controlada por los estadounidenses. Al llegar a los falsos puestos de inmigración, los ciudadanos desesperados eran motivados a revelar información sobre sus amigos en casa que también planeaban una huida.

Los oficiales de la policía secreta alegaban que necesitaban esa información para ubicar más fácilmente a los futuros emigrantes. Los checoslovacos confiados revelaban sus secretos sin reparo y luego, por razones de "seguridad", los supuestos americanos les quitaban el dinero y posesiones que cargaran para tenerlas seguras. Luego los transportaban a lo que ellos creían que era la ansiada Alemania cuando, en realidad, les esperaba una larga sentencia de prisión en la Checoslovaquia comunista.

Los gulags eran  descritos por muchos como "nada divertidos".
Los gulags eran descritos por muchos como "nada divertidos".

La operación Piedra (llamada así por las piedras que marcaban la frontera) duró tres años. La Policía Secreta Checoslovaca ya no podía pretender que la frontera seguía abierta en 1951. Sin embargo, los crueles agentes lograron recolectar una gran cantidad de información. Muy pocos emigrantes se rehusaban a revelar lo que sabían, otros incluso aceptaban convertirse en informantes de la policía al enfrentarse a la posibilidad de la cárcel o los campos de trabajo.

El historiador Checo-Americano, Igor Lukeš, ha levantado cargos contra el grupo de hombres responsable por esta atrocidad. La mente maestra detrás de la operación, Evžen Abrahamovič, fue imputado pero no procesado por su avanzada edad (92 años). Otro de los sujetos, Emil Orovan, se encuentra en la lista de criminales del Interpol, pero se cree que ya ha fallecido.

No todos los checoslovacos rechazaban a los soviéticos.
No todos los checoslovacos rechazaban a los soviéticos.

Es difícil determinar el estado mental de un hombre cuando accede a despojar a sus conciudadanos de sus posesiones para luego mandarlos a un destino atroz sin ningún remordimiento. Las muertes causadas y vidas arruinadas por los miembros de esta operación son incontables. Lo que resulta más vergonzoso sobre esta injusticia es que los responsables nunca fueron ajusticiados; incluso por décadas, nadie tuvo la intención de hacerlo. La influencia comunista se había extendido por todo el mundo y los criterios actuales todavía no estaban desarrollados.

La razón por la que consideramos tan horrible esta operación, de entre otras de mayor escala, es el hecho de que, para existir, los ejecutores tenían que prescindir completamente de consideraciones hacia los derechos de sus compatriotas; en pocas palabras, llegaron a considerar a los no-comunistas como objetos, y cuando la humanidad llega a ese punto, la sociedad se encuentra al borde del colapso.

👇 Más en Hipertextual