La noticia de que Ghostbusters tendría un *remake* para 2016 fue acogida con dosis de emoción y escepticismo a partes iguales, o casi. El hecho de que esta vez serían cazanfantasmas, en femenino, despertó polémica. Cómo no. Pero se fue superando y poco a poco el discurso se centró en lo verdaderamente importante: la calidad de la cinta. Era importante que, igual que con una Hermione negra o una potencial Elsa lesbiana, no se desviase la atención de lo importante. Bueno, Sony acaba de lograrlo con una campaña publicitaria que roza la tragedia.

«jajajaja k crack jorge cremades puto amo»Para empezar, **Jorge Cremades**. *No Cremades, no party*. No voy a descubrir a estas alturas quién es él, si alguien todavía le desconoce puede echar un ojo al estupendo artículo de Álvaro Rigal en El Confidencial: [No te lo vas a creer, Jorge Cremades: a mí me gusta mi novia](http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2016-07-21/jorge-cremades-novia-machismo-facebook-videos_1237008/). La tesis de Cremades siempre es la misma: las chicas están muy buenas y perdemos el culo por ellas, pero qué horrible es tener que aguantarlas y no poder pasar la mayoría del tiempo haciendo el húngaro con nuestros amigos.

Se podría argumentar que el uso de Cremades es puramente paródico, y que incluso quien sale peor parado es él. Mientras una multinacional sigue apostando por un personaje que ha construido su fama alrededor de la cosificación de la mujer, la sociedad lo toma como ejemplo y los adolescentes imitan lo que perciben como un modelo exitoso.

Por si fuera poco, **el** ***remake*** **de Ghostbusters y la incorporación de mujeres como protagonistas está planteado para favorecer la diversidad: un grupo multiracial que huya del estereotipo de buenorra blanca menor de treinta. En el vídeo de Cremades, cómo no, se apuesta únicamente por este último estereotipo**. Comparemos el de la película con el de la campaña.

La campaña tiene todos los ingredientes para ser un éxito en número de reproducciones en Facebook y YouTube, pero también para cargarse la esencia de una película mítica y de un *remake* que, pudiendo ser mejor o peor, apostaba por un mensaje integrador y por la diversidad. Y sobre todo, por dar un mensaje equivocado y anacrónico.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.