Después de que los reguladores chinos autorizasen las operaciones de los servicios de Uber y Didi Chuxing, convirtiendo sus servicios en legales y amparados por el gobierno, la filial china de Uber y Didi Chixing han anunciado una fusión para convertirse en el auténtico gigante chino del transporte, dando un importante golpe al sector del taxi en el país asiático.

Lo más interesante del asunto es que, la fusión de ambas compañías, pondrá fin a la guerra que se estaba desarrollando entre ambas en términos de precio que, en cierto modo, estaba degradando a la industria de los servicios de coche privado en China. Ahora, con la fusión, de la que saldrá una nueva compañía con un valor de unos 30.000 millones de euros, se cambiarán las normas del juego en la región, poniendo serias barreras de entrada a los posibles competidores y postulándose como la alternativa al taxi e incluso al transporte privado en China.

Se espera que esta fusión, junto con el cambio regulatorio que entra en vigor en noviembre, permita a ambas compañías poner sus cuentas de resultados en verde, después de una larga guerra de precios en la que ambas compañía han reconocido que, sus acciones para atraer usuarios y la caída de sus precios, no les han permitido obtener beneficios en la región.

Además, la fusión entre ambas compañías puede abrir la puerta a que Uber llegue a más acuerdos con más compañías en otros países del mundo en los que los reguladores han frenando su operativa. Ahora, con la fusión entre MyTaxi y Hailo, que sin duda es la mayor competencia a Uber en Europa, la fusión con otras alternativas para hacer frente a es nuevo gigante del taxi puede abrir la puerta a Uber para tomar más fuerza de cara a los reguladores europeos.

👇 Más en Hipertextual