El primer dios de la humanidad fue el Sol y con razón. Si algo merece adoración es la luz gigante del cielo que se deja ver cuando le viene en gana y controla si llueve o si hace calor, si las cosechas dan fruto o si quedan inservibles; o al menos, eso pensaban nuestros tatarabuelos.

Ahora sabemos mucho más acerca de este astro gigante y sigue siendo digno de alabanzas. Sobretodo para los fotógrafos y cineastas independientes que no cuentan con elementos de iluminación caros y tienen que depender de la luz natural como el pobre de Emmanuel Lubezki.

Que alguien le regale unas luces al pobre.   Fox Searchlight.
Que alguien le regale unas luces al pobre. Fox Searchlight.

Los fotógrafos con algo de tiempo libre se aprovechan bastante del astro rey de nuestro sistema solar. Gracias a lo fácil que es tomar una fotografía en nuestros tiempos, en comparación con las épocas antiguas, podemos observar la curvatura que forma el Sol si se le retrata desde un mismo punto y a la misma hora del día por un periodo de un año. También funciona con la luna, pero es un poco más complicado.

Este fenómeno se debe a los dos movimientos que nuestro planeta realiza constantemente: el de rotación y el de traslación. Capturar un analema suele ser un trabajo arduo y preciso, pero los resultados son sorprendentes. A continuación verán varios ejemplos de este increíble hecho natural.

György Soponyai
György Soponyai

Tunc Tezel
Tunc Tezel

analemas4

Stephen Mátis
Stephen Mátis

Tunc Tezel
Tunc Tezel

Anthony Ayiomamitis
Anthony Ayiomamitis

Giuseppe Petricca y Robert Pölzl.
Giuseppe Petricca y Robert Pölzl.

Masayuki Shiraishi
Masayuki Shiraishi

Juan Carlos Casado
Juan Carlos Casado

György Soponyai
György Soponyai

Dennis L. Mammana
Dennis L. Mammana