Según confirman fuentes de sanidad, el primer caso de transmisión sexual del virus del zika ha sido registrado en Madrid. La paciente es una mujer que fue contagiada por su pareja, un hombre que había viajado a un país latinoamericano y se vio afectado por el virus. Todos los casos registrados hasta ahora habían sido a través de la picadura del mosquito aedes albopictus en las zonas donde el virus es endémico.

El primer caso de zika transmitido sexualmente fue reportado el pasado mes de febrero en el Condado de Dallas en los Estados Unidos. Antes de ello se creía que solo podía transmitirse por la picadura del mosquito. Pocos días después, en Brasil se confirmaron dos casos de zika por transfusión de sangre, uniéndose esta a las otras dos vías de infección.

La Cruz Roja recomienda no donar sangre en los 28 días después al regreso de un viaje por zonas afectadas, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a quienes viajen a zonas azotadas por el zika que solo tengan relaciones sexuales con protección profiláctica al menos durante las siguientes ocho semanas del retorno para evitar la transmisión sexual del virus.

Aunque en junio la FDA dio luz verde para los primeros estudios experimentales en humanos para crear una vacuna contra el zika, y se siguen abriendo puertas para desarrollar nuevas terapias contra la enfermedad, el virus sigue siendo una gran amenaza de salud. Se ha detectado ya en 58 países del mundo, y aunque los síntomas de la infección suelen ser leves, los casos de microencefalia observados en recién nacidos son bastante preocupantes.