El Ayuntamiento de Tordesillas ha anunciado que sustituirá el Toro de la Vega por el festejo denominado Toro de la Peña, que consistirá en un "desencierro" sin lidia ni muerte del animal. La decisión llega después de la prohibición dictaminada por la Junta de Castilla y León.

La modificación del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León, aprobada por las Cortes regionales, evitaba la celebración de un evento muy polémico por el maltrato al que era sometido el Toro de la Vega. El rechazo social generado fuera del municipio llevó a las autoridades autonómicas a prohibir los festejos taurinos en los que el animal fuera herido, golpeado, lanceado o pinchado. En el caso del Toro de la Vega, se alanceaba y daba muerte al animal en público.

La decisión del Consistorio de Tordesillas permitirá a la localidad celebrar un sucedáneo del evento, en el que no se podrá lidiar, herir o matar al animal. Según recoge El Mundo, el Toro de la Peña consistirá en una reproducción fidedigna del Toro de la Vega: será encerrado la noche anterior en la plaza de toros para recorrer el mismo camino de desencierro durante el primer martes después del 8 de septiembre. En otras palabras, el animal saltará durante la mañana por la plaza, pasará por la calle del Empedrado, atravesará el puente y llegará al mismo campo donde antaño se lanceaba y mataba al Toro de la Vega. En esta ocasión, sin embargo, para celebrar el evento -evitando así su prohibición- no se sacrificará en público la res.