1 de julio de 2015. Tres semanas después de la dimisión de Dick Costolo como CEO de Twitter, Jack Dorsey es nombrado como su reemplazo en el cargo. Volvía al puesto clave el hombre clave de sus orígenes. 26 de julio de 2016: Twitter presenta los primeros resultados trimestrales tras el primer aniversario del regreso de Jack, y sin ser dramáticos, mantienen la tónica de decepción.

Durante el segundo trimestre de 2016, Twitter apenas ha crecido tres millones de usuarios, hasta alcanzar los 313 millones. Sus ingresos llegan hasta los 602 millones de dólares, lo cual le sirve para no repetir las pérdidas operativas del primer trimestre pero no para frenar una tendencia que empieza a cronificarse: Twitter parece incapaz de crecer, tanto en volumen de usuarios como en ganancias.

hipertextual charts square.001

hipertextual charts square.002

Con Facebook habiéndose metido ya en el zurrón a Instagram y WhatsApp, y Snapchat como free rider tras rechazar una fortuna del mismo Facebook, Twitter es quien se queda sin silla musical. Nadie la compra, los rumores nunca se concretan y mientras tanto sigue siendo el eslabón más débil de la cadena de las redes sociales masivas. Hasta LinkedIn ha terminado siendo vendida, nada menos que a Microsoft, nada menos que por 26.200 millones de dólares. Incluso Yahoo ha encontrado una salida relativamente digna a su larga agonía. A Twitter se le comienza a poner cara de Yahoo.