Sony no está pasando por su mejor momento, pero lo cierto es que PlayStation sigue manteniendo a flote los números de la compañía. Ya son 40,3 millones de consolas vendidas, algo que, junto con la reducción de su negocio de móviles dentro del plan de reestructuración de la compañía, le ha permitido cerrar el ejercicio con números en verde y una ganancia de 205 millones. Sí, muy lejos de la Sony de los últimos años, pero sin duda una bocana de aire para un negocio en el que solo ganan unos pocos.

Además, Sony ha sido capaz de mantener beneficios en un trimestre en el que sus operaciones han estado especialmente afectadas por el terremoto de Kumamoto. Pero si continuamos con los números y nos fijamos en la maltrecha división móvil, este trimestre Sony ha sido capaz de, no solo limitar las pérdidas y mantenerse en break-even, también ha sido capaz de generar un beneficio operativo de 4 millones de dólares en el trimestre, una buena noticia si tenemos en cuenta la contracción del mercado y la apreciación del Yen.

Con estos datos no es de extrañar que el 75% de los ingresos de Sony se los haya otorgado la división de entrenamiento. La PS4, como decíamos al principio, parece no tener rival en el mercado, y sigue manteniendo un ritmo de ventas sin precedentes para a compañía, con un crecimiento del 126% en el diferencial interanual y un 14,5% para el mismo indicador trimestral.

Habrá que esperar todavía un par de trimestres para comprobar el impacto de la inversión en VR de Sony, que llegará en octubre al mercado y que se espera sea el repunte definitivo para convertir a la división de entrenamiento de la compañía en la más importante del mundo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.