El principal objetivo para Franken es aclarar las medidas de seguridad que emplea la compañía para proteger los datos de sus usuarios, en su mayoría adolescentes y jóvenes, y abre el debate sobre si la realidad virtual que emplea el videojuego está recolectando ingentes cantidades de datos sensibles.

El videojuego, que unifica a la exitosa franquicia japonesa de dibujos y videojuegos con la realidad aumentada, invita a que los jugadores recorran las calles, parques y monumentos de su ciudad en busca de Pokémon que son dibujados en las pantallas de sus teléfonos inteligentes.

"Me preocupa el grado en el que recoger, utilizar y compartir un amplio elenco de datos personales pueda ser innecesario para el funcionamiento del juego", lee la carta enviada. Para el senador, este es el primer caso de los muchos posibles en el que el furor por un nuevo videojuego pueda poner en peligro la información privada de los jóvenes norteamericanos.

Franken, famoso por sus apariciones en "Saturday Night Live" en los ochenta, quiere saber si la información que recoge Niantic es necesaria para el desarrollo del juego y sus servicios vinculados, qué más usos se le da a la información, con quién es compartida y por qué necesitan los permisos que han pedido, citando el posible fallo de seguridad que saltó a la luz, y que posteriormente Niantic calificó como bug.

Pokémon GO actualizó su versión para iPhone con el objetivo de reducir los permisos necesarios para la ejecución del juego.

Que el juego se desempeñe en el mundo físico ha conllevado ciertos problemas que el señor Franken quiere evitar en el futuro cuando la realidad aumentada conquiste las calles.