En este cuarto episodio dedicado casi exclusivamente a Elliot pudimos ver mucho más de cerca los vaivenes de la mente de este chico; pero también tuvimos muchas revelaciones sobre otros importantes personajes que pueden cambiar el curso de la historia de Mr. Robot.

Recuerda que esto es un recap y como tal está plagado de SPOILERS, si no has visto el capítulo es mejor no seguir leyendo.

El inicio de este episodio no pudo ser mejor. Se trata de un flashback en donde se muestra el "nacimiento" de Mr. Robot. Todo empieza cuando Darlene va a visitar a su hermano sin avisar, ella insiste en quedarse a pasar el rato; aquí se revelan dos cosas: el penoso evento que hizo que Elliot fuera mandado con la psiquiatra y cómo es que Darlene se involucró en el hack más grande que haya habido en el mundo.

La escena está hecha con grandeza; Elliot se pone la chaqueta que usaba su papá y Darlene le pide que se ponga una máscara de una vieja película de horror que ellos parecen apreciar mucho: “The Careful Massacre of the Bourgeoisie”. Es entonces que vemos cómo Elliot (literalmente) se transforma, su postura luce erguida, su voz y tono cambian, sus ojos y mirada hablan todo lo que sus palabras fluidas no dicen. Impresionante trasformación. Darlene le pregunta (y con razón) si está hablando en serio cuando dice que puede derrotar a E Corp. Elliot se quita la máscara y bueno, sabemos bien que sí hablaba en serio.

Ya sabíamos que Ray sería un personaje importante y con el paso de los episodios nos hemos dado cuenta que aún tiene muchísimo que mostrar. Este le presta un ajedrez a Elliot para que juegue contra sí mismo y tal vez resolver lo que le inquieta. Elliot va a donde su psiquiatra y (medio) le cuenta lo que piensa hacer. Ella le dice que es un juego arriesgado pues es evitar el problema; pero el insiste (en su mente) que ella está equivocada. Con esta idea, Elliot se enfrenta al ajedrez en algún momento del capítulo contra su álter ego; el trato es simple: sí Elliot gana Mr. Robot desaparecerá, si Elliot pierde Mr. Robot tomará el control de todo y él... él se irá a un lugar sin tiempo, sin espacio, sin memoria.

Sueña

"¿Alguna vez sueñas, Elliot?" le dice su amigo Leon mientras Elliot se debate si jugar la partida de ajedrez o no. Le dice que los beneficios de soñar son muchos y es que la realidad es lo que vemos y queremos ver, según asegura este hiperfan de Seinfeld. Elliot sueña y no deja de ser por demás surreal, las escenas que siguen nos muestran los deseos más puros de este chico: relacionarse con las personas, ser feliz con Angela, Darlene con un anillo de compromiso en su dedo, los Wellick juntos y sonrientes con su hijo precioso, y Elliot pidiendo perdón a aquellos que engañó. Entonces todos se sientan a la mesa a comer, lo mejor de todo es que Mr. Robot no está y para cerrar con broche de oro: un gran edificio corporativo se colapsa ante la sorpresa y aplausos de los invitados a la mesa (una referencia más a Fight Club, claro).

Otra que sueña en grande es Angela. Su grabación de repeticiones positivas así lo dice dos veces y ella repite para sí. Entonces ve que están arrestando a dos personas de E Corp y de las cuales ella obtuvo la información para hundirlos. Más tarde ella confronta al (más que malvado) CEO de E Corp y le cuenta sus sueños, es decir, una oficina de lujo y el trabajo de su jefa inmediata, el empresario se ríe de ella en su cara y se retira.

Por otro lado, no menos importante, Price revela en este episodio una inquietante relación con el Dark Army pues lo vemos hablando con la líder de este temido grupo, Whiterose. Ella le dice que tiene que aguantar la situación, Price le dice que sigue en el juego pero que apresure lo que tiene entre manos. Whiterose no se inmuta, cuelga cuando su incesante alarma le indica que el tiempo de la llamada ha terminado y pide consejo a su ayudante sobre qué aretes usar. Lo que nos queda claro es que todo lo que está sucediendo en la E Corp también fue orquestado por Price, vaya tipo.

Volvemos al tablero del ajedrez: Elliot se da cuenta que ganar resulta imposible, después de todo él se está enfrentando a sí mismo. Él insiste varias veces pero al final Mr. Robot le dice que de una vez por todas deje su estúpida posición de no acción y enfrente la realidad.

Detox over

Por otro lado, Darlene va a visitar a Elliot y le dice que lo necesita. En la plática quita todo la parte fea, es decir la muerte de Romero y que el FBI a descubierto el arcade. Él le dice que no volverá pero el interés hacia Darlene es de las pocas cosas de las que Elliot está seguro. Esto lo moverá cuando después habla brevemente con ella por teléfono y le pide que hablen por un medio seguro.

Es por esto que Elliot vuelve a donde Ray. Le regresa el ajedrez y nos hace pensar (incluyendo a Mr. Robot) que le confesará a éste quien es él y lo que ha hecho... pero no lo hace, en cambio le dice que le ayudará con el asunto de la computadora que hasta entonces Elliot se había negado a revisar. Ray hace una extraña llamada y viene su compinche y le dice a Elliot que para él su negocio lo es todo y ese tipo estará ahí para vigilar que todo esté en orden. Elliot comienza a teclear, se conecta con Darlene y esta le cuenta por fin la parte fea del asunto, entonces este peculiar hacker le dice a Mr. Robot que va a hackear al mismísimo FBI. Sí, la abstinencia análoga llegó a su fin.