Fuera del usual guion de la tragedia, los hogares más pobres de México reportaron un alza de 33.6% en sus ingresos respecto al año pasado. ¿Alguna política pública mejoró la vida de los más de 50 millones de pobres de México? Nada de eso, la entidad encargada de poner a México en cifras, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) cambió la metodología y con ello, alteró las cifras de la pobreza.

Probablemente habrá “borrón y cuenta nueva” a la medición histórica de la pobreza en México

Durante la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares aplicada entre agosto y noviembre del 2015, los encuestadores del INEGI debían repartir un cuestionario a los hogares que resultaban tener un “ingreso sospechosamente bajo” en el primer cuestionario socioeconómico. El INEGI no reportó los cambios en la metodología y en el entrenamiento de los encuestadores hasta que las cifras fueron publicadas el mes de julio de este año.

Anualmente, con las cifras del INEGI, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) hace una medición de la pobreza multidimensional desde hace siete años para saber qué políticas públicas han funcionado o fracasado en materias como la educación, calidad de vida y sanidad. Sin embargo, las cifras de 2015 no podrán ser utilizadas con los mismos criterios de años anteriores ya que no son comparables.

Óscar Ruiz

Entre 2008 y 2014 el ingreso mensual de los mexicanos más pobres nunca superó los 2.000 pesos (aproximadamente 106 dólares), sin embargo, en las cifras del 2015 que fueron presentadas este mes, la cantidad mínima había subido a más de 3.000 pesos (160 dólares). El CONEVAL cuestionó que el ingreso de los más pobres creciera 33%, cuando la cantidad de personas pobres aumento entre 2012 y 2014 de 53.3 a 55.3 millones, y anualmente hasta 2014 había sido de 2%.

El INEGI sostiene que el segundo cuestionario, aplicado únicamente a los más pobres, era necesario por la "subestimación de ingresos", sin embargo, expertos han señalado que la subestimación de ingresos es más común en los estratos adinerados. Se partió del supuesto de que una familia no podía vivir con menos de mil pesos al mes, por lo tanto la función del segundo cuestionario era la de buscar otras posibles fuentes de ingresos como el pago en especie o bien, tomar en cuenta la producción familiar para el autoconsumo.

El diario Excélsior calcula que el cambio metodológico hará que cerca de 10 millones de mexicanos dejen de ser considerados pobres, aunque el mayor cambio será que probablemente habrá “borrón y cuenta nueva” a la medición histórica de la pobreza en México.