Ford Fusion autónomo

Los coches autónomos no eliminarán de las carreteras a los vehículos que conocemos hoy en día, conviviremos varias décadas con este tipo de vehículos porque lo cambios en el sector del automóvil se materializan en décadas puesto que la compra de un coche la hacemos pensando que nos tiene que durar muchos años.

¿Cómo está siendo la transición hacia el coche autónomo? Muy lenta por dos motivos: miedo y costes. Los dos mismos problemas que se encontrará la movilidad 100% autónoma pero al que hay que añadir uno más: confianza. Los primeros coches autónomos van a tener que lidiar con la novedad, la tecnología pero sobre todo con nosotros, y lo que es peor, nuestros errores.

Ford probando el Fusion autónomo en la ciudad MCity

El objetivo final de los coches autónomos es reducir el número de accidentes.

Como conductores de coches *tradicionales* sabemos que tenemos que estar atentos ante errores de otros usuarios o incluso los nuestros, pero ¿cómo vamos a diferenciar un vehículo tradicional, conducido por una persona, de los coches autónomos?

Pese a que los coches autónomos nos parezcan parte de un futuro muy lejano, hay fabricantes como Ford que lleva más de 10 años trabajando e investigando con esta tecnología. Pasan cientos de miles de horas de test para conocer todo sobre los coches autónomos, mejorarlos y así conseguir crear un producto cuya primera versión sea casi perfecta. Un error grave será fatal para esta revolución, los fabricantes lo saben y no van a consentirlo.

En este tipo de pruebas Ford es uno de los que mayor camino ha recorrido con hitos como convertirse en el primer fabricante de automóviles en probar un coche autónomo en Mcity, una ciudad pensada para analizar el funcionamiento de este tipo de movilidad y su implicación con coches no autónomos. O hacerlo en situaciones nocturnas o sobre nieve.

¿Quién tendrá razón ante un accidente?

La conducción autónoma tardará varios años en llegar porque aún queda por responder algunas preguntas cómo quién pagará por el consumo de los datos o cómo se comportarán ante un cruce, pero sobre todo lo más importante es cómo la convivencia entre ambosafectará a la normativa.

Todos los fabricantes quieren que nos vayamos acostumbrando a ver el coche no como un transporte sino como un algo más, y que comencemos a delegar algunas tareas. Los nuevos sistemas de asistencia a la conducción de Ford como el limitador de velocidad inteligente o la detección de peatones van encaminados precisamente a esto, a que el conductor disponga de sistemas que le puedan ayudar en un momento dado en caso de error o pérdida de atención.

La movilidad autónoma está destinada a evitar muertes en la carretera pero también a eliminarnos el estrés de conducir, de realmente emplear la energía en algo que nos guste hacer. Si te gusta conducir, podrás seguir haciéndolo porque la conducción autónoma no nace con el objetivo de eliminar al coche tradicional sino mejorarlo, pero será una opción que escoja, por el momento, cada conductor.

¿Cómo convivirán los coches autónomos con los tradicionales? Dependerá de los conductores, pero en ningún caso debería suponer un problema. Tenemos que ver que el sector del automóvil como lo conocemos debe desaparecer, el transporte de un punto A hasta un punto B deberían poder hacerlo los coches autónomos y cuanto más rápida sea esta transición, mejor.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.