12 autobuses eléctricos del fabricante ABB llegarán a la empresa municipal de transportes de Ginebra compatibles con el sistema de recarga ultrarrápida más rápida del mundo al necesitar solo 15 segundos para poder suministrar la energía que necesita el autobús hasta su próxima parada. Todo un salto tecnológico que tiene numerosas ventajas para la ciudad, para el medio ambiente y para la estandarización de este tipo de tecnología.

El proyecto incluye no solo el suministro de autobuses eléctricos sino de las 13 estaciones de carga ultrarrápida que conformarán la línea que une la ciudad con el aeropuerto, las tres estaciones terminales y las cuatro que se emplearán para la alimentación. Hasta 2018 no estará el trayecto plenamente operativo pero solo les queda un año para trabajar en la instalación y adaptación del sistema.

En el futuro los coches eléctrico también deberían emplear cargadores con 600 kW de potencia.

Para poder recargar las baterías en solo 15 segundos, estos autobuses eléctricos utilizan unas baterías de tamaño reducido que necesitan ser recargadas parcialmente en cada parada. El procedimiento es tremendamente rápido: en menos de 1 segundo se conecta el autobús al punto de carga, y solo 15 segundos más tarde las baterías se recargan con 2,5 kWh gracias a unos potentes cargadores con 600 kW de potencia. Esta recarga es solo parcial y lo que necesita el autobús para llegar a la siguiente parada pero para que estéis tranquilos, en la cabecera de la línea se recarga en unos 5 minutos por completo la batería por lo que siempre se tiene capacidad suficiente por si hubiera retrasos.

autobuses eléctricos
Conexión entre el autobús eléctrico y el sistema de recarga ultrarrápida

La recarga ultrarrápida en 15 segundos permite al conductor tener la tranquilidad que siempre va a tener autonomía gracias a la recarga completa en la cabecera de la línea. Otros sistemas de autobuses eléctricos solo realizan esa recarga inicial por lo que el conductor suele trabajar con el miedo a quedarse tirado. La opción elegida por Ginebra soluciona esta sensación con minirecargas a gran potencia que deberán ser un posible estándar dentro de pocas décadas para el coche eléctrico ya que podríamos recargarlo en poco menos de 5 minutos igualando el tiempo que tardamos en repostar un coche de combustión.

En 2013 Ginebra ya puso a prueba este mismo sistema, una acción fundamental para la contratación completa de los servicios. Esta línea tendrá la responsabibilidad en 2018 de transportar a unos 10.000 pasajeros cada día con una frecuencia de paso de 10 minutos.