Elon Musk durante la presentación del Tesla Model 3

Tesla es hoy por hoy el fabricante a seguir desde el punto de vista del marketing de coches eléctricos y autónomos. Pocas unidades para pocos países y con el intento de control casi completo de la producción del coche. Tres cualidades que no puede cumplir ahora mismo ningún fabricante de la competencia por su tamaño, por la necesidad de ofrecer un amplio portfolio de vehículos en numerosos mercados y porque para realizar millones de coches al año y no solo unos pocos miles se necesitan muchas factorías y externalizar servicios.

Pero Tesla es el camino a seguir en muchos campos y con el músculo financiero de contrincantes como Ford o el grupo Volkswagen (Audi, SEAT, Volkswagen, Porsche y Skoda entre otros) ya se habla de 'sorpasso' a Tesla en materia de fabricación de coches eléctricos tal y como los conciben en Tesla: lujosos, relativamente asequibles, con una infraestructura de carga decente y muy tecnológicos. Solo se necesita dinero o ingenio para llegar a este nivel y algunos lo alcanzarán a golpe de billetera.

Tesla ha conseguido más de 400.000 reservas para el Model 3, todo un récord para un fabricante que no crea más de pocos miles de vehículos al año, pero es una cifra muy lejana de los millones a los que está acostumbrado una marca convencional. Audi cree que los fabricantes *tradicionales* de automóviles aumentarán drásticamente su gama en 2020 porque todos presentarán una gran ofensiva de vehículos eléctricos con los que intentarán dar el 'sorpasso' a Tesla.

Elon Musk presentando el Tesla Model X

Tesla: 500.000 coches vendidos para 2018. Audi: 10 millones de coches vendidos en 2015.

El tipo de fabricación de coches de Tesla es muy compleja ya que los coches eléctricos tienen un grave problema en el suministro de los materiales para hacer baterías, por eso se crea la gigafatoría de Tesla, pero para poder luchar en este sector tiene que superar con creces el medio millón de coches que estiman poder fabricar al año en 2018.

Tesla tiene la capacidad de innovación y creación de coches eléctricos, el resto de fabricantes tradicionales tienen la capacidad de la fabricación de millones de coches anuales. Si Tesla no alcanza una capacidad de producción similar a la que tienen estos fabricantes, es posible que Audi, Volkswagen o Ford puedan alcanzar la capacidad de innovación y creación de coches eléctricos de Tesla, y por tanto, podría producirse un 'sorpasso' a Tesla robándole la hegemonía en la fabricación de coches eléctricos al estilo Tesla: potentes, elegantes, tecnológicos y futuristas.

Solo Tesla parece haber entendido la importancia de controlar el proceso de creación de baterías, al menos de momento.

La creación y demanda del Model S *pilló* a todos los fabricantes por sorpresa. La demanda del Model 3 simplemente es inalcanzable para Tesla porque ahora mismo no la satisfará hasta 2018 o 2019 y dos o tres años de espera para un modelo que no existe no lo pueden lograr todos los fabricantes. Pero a la vez puede ser la condena de Tesla.

Todos los fabricantes están trabajando para ser el siguiente Tesla, esto significa que todos quieren un coche eléctrico con una autonomía elevada, que emane tecnología e innovación por sus cuatro ruedas y que tenga red de carga que te permita olvidarte de la ansiedad ante la falta de autonomía. Tesla lo ha conseguido siendo un fabricante muy pequeño porque ha tratado al coche como un gadget, ahora tienen que seguir su camino el resto y la única pregunta que quedará es: ¿cuál realizará 'sorpasso' a Tesla y se posicionará como ese fabricante tecnológico e innovador que vende coches eléctricos antes incluso de tener un prototipo para mostrar?