Si en el el mercado de los smartphones parecen darse cada vez menos novedades, en las tablets el panorama no es muy diferente. Incluso se puede decir que se acentúa la sensación. El usuario que compró una hace años aún las considera suficientes para su uso. Para luchar contra ello, Samsung ha presentado la Samsung Galaxy Tab A 2016, una tablet de gama media que llega para suceder a la exitosa Galaxy Tab A, y que, como mayor novedad aporta mejorar las carencias de su antecesora.

La Samsung Galaxy Tab A 2016 tiene un tamaño de 10.1" pulgadas, ligeramente superior a los 9.7" del modelo anterior, aunque la clave es el paso de una disposición 4:3 a 16:9. El cuerpo está fabricado en un plástico de formas redondeadas clásicas en la familia, con dos altavoces en la parte inferior del marco. Pero la mayor novedad está en la resolución, que ahora es de WUXGA, es decir, 1920 x 1200 píxeles. Sin llegar a ofrecer los 264 píxeles por pulgada de la Tab S2, el incremento de nitidez será mayúsculo frente a los 1024 x 768 píxeles del modelo anterior, que sólo ofrecían 132 ppp.

Tab A 2016

El resto de componentes también recuerdan que estamos ante un modelo de gama media, como un chip Exynos 7870 de ocho núcleos cuya mayor novedad será adoptar los 14 nanómetros, que hasta hace poco quedaban relegados a los Exynos de gama alta de la familia Galaxy S. Cuenta con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamientointerno, ampliables hasta 200 GB mediante tarjetas microSD.

En el apartado multimedia ofrece una cámara frontal de 2 megapíxeles, suficientes para videollamadas, y 8 megapíxeles en la parte trasera, que ofrecen grabación en Full HD. No incluye S-Pen, como indica que en su nombre no se encuentre el término "Note", pero sí añade sensores GPS/Glonass, que pueden ser bienvenidos para los viajes. La batería es de 7300 mAh, lo que junto al detalle del nuevo procesador debería servir de sobra para un uso intensivo durante muchas horas en juegos o reproducción de contenidos (hasta 12 horas de vídeo).

Por último, el sistema operativo es, cómo no, Android Marshmallow. Como se puede ver, no integra componentes de última generación, pero cumplirá de manera holgada con las necesidades del público que busca ver películas y series en streaming, jugar a títulos casuales o incluso hacer ofimática básica con un teclado externo. Su precio es, además, muy reducido respecto a las S2, con un precio de partida de 347,87€ para el modelo con 4G y de 269,93 para el modelo con Wi-Fi. Ambos modelos se pueden comprar desde hoy mismo.