El fin de la misión Rosetta se acerca. La Agencia Espacial Europea (ESA) ha anunciado la fecha en la que la sonda se estrellará contra el cometa 67P, completando así uno de los proyectos recientes más exitosos de la organización. Los resultados conseguidos por esta iniciativa llevaron a la ESA a prorrogar el período de la misión hasta el próximo 30 de septiembre de 2016, día en el que Rosetta realizará un descenso controlado para acabar "suicidándose" contra el cometa al que lleva años monitorizando.

Con Rosetta, la Agencia Espacial Europea logró un resultado histórico: que el módulo Philae aterrizase sobre el cometa 67P en noviembre de 2014. Era la primera vez que la humanidad conseguía algo así. Después de un viaje de más de diez años, la nave alcanzaba su principal objetivo enviando algunas imágenes espectaculares. Durante todo este período de tiempo, Rosetta ha logrado avances científicos muy importantes, como la detección de diversos compuestos orgánicos o agua helada, además de determinar el origen de los enigmáticos "pozos" del cometa 67P.

El éxito del proyecto Rosetta es indudable, a pesar de polémicas como la protagonizada por Matt Taylor y su camisa sexista. Las horas finales de la misión, según el anuncio de la ESA, permitirán obtener imágenes de gran resolución sobre el cometa 67P. Los científicos afrontan ahora un importante desafío, mayor que el reto que superaron con el aterrizaje de Philae, para lograr que Rosetta descienda con éxito hacia el cometa. El 30 de septiembre, la sonda escribirá un final épico para una trayectoria inmejorable, que nos ha permitido ir un paso más allá en nuestro conocimiento sobre el universo y este tipo de cuerpos rocosos.