ReCore, pese que ya conocíamos muchos detalles, ha sido ahora cuando hemos tenido la oportunidad de probarlo y es muy diferente de lo que esperábamos. Y es que el hecho de que tuviera detrás a Keiji Inafune y al equipo detrás de Metroid Prime, era un punto muy importante atender en cuenta. Ahora, este nuevo título de Xbox One, ya con más datos sobre la mesa, se postula como una suerte de sucesor de Zelda, salvando las distancias.

En ReCore, controlamos a Joule. Ella y los pocos humanos más son los únicos que quedan en Lejano Edén, siempre acompañado de una máquina otra a inteligencia artificial que hace las veces de nuestro compañero y protector. Eso sí, es de lo poco que sabemos del juego puesto que el trasfondo de la historia y el desarrollo de la misma es todavía una incógnita.

Durante la demo que hemos probado, las sinergias con el ya mencionado Zelda, no han hecho más que aumentar, teniendo en cuenta estamos más próximo a este tipo de pseudo RPG, que al Metroidvania que en su día nos imaginamos. De hecho nuestra protagonista va ganando experiencia según derrotamos enemigos y avanzamos el en juego, pues cada uno de los enemigos en el mapa tiene una suerte de contador de puntos por daño como el de todos los RPG. Eso sí, en la demo aunque era de limitada, ya se dejaba entrever que este sistema de progresión es un poco artificial, y está dispuesto más por una conveniencia que por necesidad.

Lo interesante del asunto es que los combates han ideado una forma un tanto muy interesante. Cada robot enemigo tiene un núcleo de un color Y tendremos que ir variando el color de nuestra munición para que encaje con el del enemigo de forma que podamos derrotarlo. Todo esto en escenario especialmente recargado de enemigos y de plataformas, que obliga a que nos vamos con soltura, mientras vamos cambiando a nuestro compañero para aprovechar sus habilidades en momentos puntuales.

En todo momento tenemos libertad de movimientos para desplazarnos a través de los mapas, saltar a la plataforma haces cada retroceder. En este sentido, ReCore se siente bastante libre y se aleja un poco de lo clásico juego que combinan plataformas con tintes de RPG, pues ante todo se trata de un título de plataformas, que recuerda a lo mejor del género.

En términos generales se trata de un juego que combina elementos de muchos y claramente está inspirado por los más clásicos, además de por los trabajos previos de su director. Sin duda es un título muy interesante que la amante de este tipo de género encontrarán obligatorio, pero quizá para el resto se antoje algo ortopédico y complicado de manejar en un primer momento, pues tiene una curva de aprendizaje algo elevada para este tipo de títulos.

ReCore es una apuesta refrescante, aunque lo cierto es que algunas de sus mecánicas podrían estar mejor depuradas, más más que nada porque se trata de un título qué exige algo más que la media de los plataformas clásicos; pero sin duda, es una apuesta atractiva de la que queremos saber más.