Año nuevo, Motorola Moto G nuevo. Así era el refrán, porque ahora es “Moto G by Lenovo”. Los de Beijing compraron Motorola, y al igual que tras la compra de la gama ThinkPad, parece que han sabido mantener el espíritu de la empresa adquirida.Además de la marca, ha habido un ligero cambio de estructura en los nombres de los modelos. El año pasado teníamos en orden ascendente de precio/especificaciones: el Moto G, Moto X Play y Moto X. Este año tenemos: Moto G, Moto G Plus y los Moto Z que saldrán en unos meses.

Los podéis llamar Moto G, Moto G4 o Moto G 2016, es indiferente en un sistema de nomenclaturas en los que Lenovo quiere dejar atrás los números y las versiones, para centrarse en un estilo continuista, similar al de los modelos de automóviles, por ejemplo.

¿Moto G o Moto G Plus?

No hay mucha diferencia entre el Moto G y el Moto G Plus. A nivel de especificaciones hay dos: la cámara del Plus es de 16 megapixeles, frente a los 13 de la frontal del modelo normal. Y el Moto G Plus viene con más versiones de almacenamiento y RAM.

Modelo | RAM | Almacenamiento
——-|:—–:|:—–:
Moto G | 2 GB |16 GB
Moto G | 2 GB |32 GB
Moto G Plus | 2 GB |16 GB
Moto G Plus | 3 GB |32 GB
Moto G Plus | 4 GB |64 GB

Ahora, ya te avisamos que si quieres la versión con más especificaciones te recomendamos que hagas una compra online. Porque en las tiendas físicas seguramente se hagan un lío con las versiones.

Nada ha cambiado

Como decíamos, Lenovo ha sabido respetar el espíritu de la gama y el buen hacer de Motorola durante estos años. El Moto G de este año es más grande, pero es indiscutiblemente un Moto G. Su exterior permanece básicamente sin cambios estructurales con su trasera convexa y plástica, y su frontal negro redondeado en las esquinas. No es metálico, pero las asperezas del plástico trasero lo hacen muy cómodo en la mano.

A nivel ergonómico vemos dos problemas. El primero es que tras cuatro versiones el Moto G se ha hecho gigante para muchos. 5,5 pulgadas es más grande de lo que muchos gustan. Es cierto que la tendencia es general, pero se echa de menos una versión de como mucho unas 5 pulgadas, que habría dado más sentido a la versión no-Plus del Moto G.

La versión de este año sube hasta las 5,5 pulgadas, excesivo para muchos usuarios

El otro problema ergonómico es que el nuevo sensor de huellas no funciona como botón de inicio. Algo que puede hacer que quieras tirarte de los pelos. El último teléfono que recuerdo que hacía algo similar era el HTC A9. Que no haya dos botones capacitivos a los lados también nos deja una mala sensación, HTC aprendió de su error y con el HTC 10 dejó todo perfecto. ¿Quizá para el Moto G de 2017?Que el sensor de huellas no funcione como botón de inicio es muy fastidiosoEl resto de adjetivos para el sensor de huellas son los esperados: sencillo, rápido, fiable. Ya han pasado tres años desde que se masificaron los sensores de huellas en smartphones, y es difícil hacer uno que funcione mal.

Esta versión del Moto G pierde la resistencia al agua que incorporaba su predecesor. Una pena, pues era uno de los puntos clave para muchos compradores. Es posible que resista mojaduras leves pero sin certificación no nos atrevemos a probarlo, y sinceramente, no deberías apostar por ello.

Al contrario que el modelo del año pasado, no tiene resistencia al agua, un punto clave para muchos compradores

Yéndonos a la parte superior nos encontramos con el único altavoz del smartphone. Algo que se sale de lo común, pero el resultado es bastante bueno. Supera con creces nuestras pruebas para escuchar música y podcasts durante la ducha, así como poder oír con claridad las indicaciones del GPS mientras conducimos y hablamos en el coche.

En las entrañas

Por dentro el Moto G se ha renovado… en parte. Ya tiene un chip de gama media como pedíamos el año pasado. El Moto G de 2016 viene con el Snapdragon 617, un chip que no es tan potente como la rama de los 650 o el 652, pero suficiente para las tareas del día a día.

En nuestras dos semanas de pruebas no hemos encontrado ningún pero al chip, salvo en rendimiento extremo. Sí, tarda un poco más en abrir Facebook que un Snapdragon 820 de un smartphone mucho más caro, y los juegos 3D intensivos se ven a trompicones, pero es adecuado para casi todo. La capa mínima de software añadido de Lenovo hace el resto para que Android vuele.

Tras la trasera intercambiable encontramos tres ranuras. Dos para microSIM y una para microSD

Tener un procesador renovado les permite incluir la carga rápida de Qualcomm en el sistema, que Lenovo sigue denominando Turbo Charge. Un punto que ya damos por básico y necesario en cualquier smartphone que se precie.

Sobre batería pudimos comprobar como los 3000mAh que disponen ambos modelos de Moto G dan para mucho. En nuestra experiencia siempre tuvimos capacidad más que suficiente para todo el día. Si hacemos un uso ultra intensivo, no llegará a la noche, pero la carga rápida te ayuda siempre que tengas unos minutos.

Una cosa excelente, y con una importancia clave para muchos compradores es la capacidad para microSD y dos tarjetas SIM. Al contrario que otros smartphones, el Moto G4 (tanto el normal como el Plus) tiene tres ranuras físicas. No hay que elegir entre tener dos microSIM o una microSD, puedes tener las tres a la vez. Excelente.

Cámaras

Nada nuevo en este aspecto. Aquí queremos recalcar que el modelo que hemos probado es el Moto G Plus, y su cámara de 16 megapíxeles puede tener cierta diferencia con la versión de 13 megapíxeles del Moto G normal, pero de haberla sería muy leve. En el frontal, incorpora una de 5 megapíxeles que es digna, pero sin sorpresas ni flash delantero.

En vídeo pueden grabar a 1080p solo a 30 fps (60fps a 720p, eso sí), una limitación puesta por el procesador. No hay grabación a 4K.

La fotografía en general, y nocturna en particular, sigue siendo el talón de Aquiles de la gama media

En general, sufre de los mismos problemas que todos los smartphones en este rango de precios. Fotos diurnas con una buena calidad —lejos de las mejores cámaras de un smartphone, eso sí—, pero por la noche o en situaciones de baja luz las fotos son regulares o malas. No lo notarás mucho si estás acostumbrado a móviles de gama baja o gama media, pero la calidad de la fotografía en general, y nocturna en particular, sigue siendo el talón de Aquiles de la gama media.

A continuación fotografías que tomamos con el Moto G Plus durante unos días en Taiwan.

UN TAXI

Un taxi a la luz del día.

El «mismo» taxi, de noche. La diferencia es clara.

FOTOGRAFÍAS DE DÍA

Durante el día, las fotos del Moto G Plus se comportan de forma muy competente. No es la misma calidad que un Galaxy S6 o S7, o la de un iPhone 6/6s, pero tampoco cuesta lo mismo. En este punto es donde muchos usuarios tienen que llegar a un compromiso.








LAS CALLES DE NOCHE

Por la noche es cuando empezamos a notar más la falta de foco y nitidez. Esto es más un problema de procesado que del sensor de la cámara. Y como decía, es donde más se nota que estamos ante un smartphone de gama media.

Una foto nocturna (sin HDR en este caso).



Conclusión

Con los precios (229 € el Moto G de 16 GB, y 269 € el Moto G Plus de 16 GB) quedan en una situación extraña. Sin duda, siguen siendo terminales de referencia en el mercado, y tienes garantía de que serán actualizados a por lo menos una —quizá dos— versiones de Android con el tiempo.

Pero, y es un pero muy grande, cada vez hay más rivalidad en el mercado. Compite con casi toda la gama Honor, con el Huawei P9 Lite, otros modelos en la gama Vibe de la propia Lenovo, la gama J de Samsung, etc. Y al final el factor decisivo casi siempre es el precio.

¿Merece la pena actualizar? Si tienes un Moto G de 2014 —es decir, segunda generación— creo que te merecerá la pena. Si tienes el de 2015 no tanto. Si 5,5 pulgadas se hacen mucho para ti, mala suerte.

Pros

  • * Sensor dactilar: añade seguridad a la experiencia. Poder cifrar todo el dispositivo es excelente.
    *Rendimiento:** el nuevo procesador mejora mucho con el modelo del año pasado.

Contras

  • *Cámara en baja luz:** resultados regulares y mala experiencia al enfocar.
    *Sin resistencia al agua:** pierde uno de los puntos más interesantes del modelo anterior.
    *Botonera:** el sensor de huellas no hace de botón de inicio. Tampoco se aprovecha la parte inferior con botones capacitivos, y dependemos de botones en el software.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.