Tras anunciar hace poco más de un mes la adquisición de PepePhone, MásMóvil ha anunciado hoy un principio de acuerdo con TeliaSonera, dueños del operador español Yoigo, según fuentes de El Economista. Después de meses de negociaciones, MásMóvil ha conseguido cerrar otro acuerdo para seguir integrando pequeñas operadoras, conformando así una nueva etapa en el sector de las telecomunicaciones.

La británica Zegona era la principal competidora de MásMóvil para hacerse con YoigoEl acuerdo habría sido posible gracias al desembolso de 612 millones de euros, y coloca a MásMóvil en una posición ventajosa, multiplicando por nueve el número de clientes totales en España, subiendo hasta los 4,2 millones de abonados. Una vez cerrado el acuerdo, la compañía de telefonía será la dueña del 100% de Yoigo. Pero con matices. Para la compra de la compañía, MásMóvil ha llegado a un acuerdo con la firma de private equity Providence, la cual apoyará de forma financiera la compra convirtiéndose en uno de los mayores accionistas de MásMóvil.

Y este negocio no le pilla por sorpresa a la firma de capital, puesto que ya formó parte de la junta de accionistas de Ono, hasta que fuese comprada por Vodafone. Era cuestión de tiempo, y así lo venía confirmando desde sus anteriores operaciones, que Providence quería volver a entrar en el mercado de la telefonía en España.

Y por poco no lo consigue, puesto que en la batalla por Yoigo también estaba implicado un grupo británico: Zegona. Esta multinacional inversora en entidades vinculadas a las telecomunicaciones había estado detrás de Yoigo desde el primer momento; y, de hecho, con su oferta de 550 millones de euros era una de las mejores posicionadas. Algunos negocios paralelos de la compañía lastraron estas intenciones, que finalmente le han dado la ventaja a MásMóvil. Ciertos problemas con los accionistas principales de Yoigo, ACS, FCC y Abengoa, a los que se intentó comprar sus acciones por debajo de su precio de mercado aprovechándose de que sobre MásMóvil, la principal competidora, rondaban los rumores de problemas de financiación. Nada más lejos de la realidad.