IBM Watson

La inteligencia artificial se está erigiendo como la próxima gran tendencia informática y tecnológica. Lo que durante décadas ha quedado relegado a la investigación y a la imaginación de lectores y seguidores de ciencia ficción, ahora ha comenzado a formar parte del día a día de muchas empresas, con distintos conceptos como aprendizaje profundo o deep learning y aprendizaje automático o machine learning. El primero ofrece a los ordenadores y al software la capacidad de, imitando características del sistema nervioso y neuronal humano, ganar percepción computacional que permite encontrar caracteres en datos aparentemente inexistentes u ocultos.

Su aplicación comienza a ser imprescindible en una realidad social y tecnológica donde el aumento de datos no cesa, y perdemos en el camino la posibilidad de analizarlos rigurosamente y extraer variables de estudio realmente útiles y válidas para aplicar en un ámbito determinado. En el Centro Nacional de Supercomputación, también conocido como Barcelona Supercomputing Center, ya se encuentran investigando con estas herramientas y técnicas, y ahora, en colaboración con CaixaBank, van a estudiar nuevas herramientas para mejorar el servicio a los clientes.

En el entorno financiero, donde en el caso de CaixaBank se manejan datos de 4,9 millones de clientes en banca online y 2,9 millones de banca móvil, mejorar en los análisis ayudará a mejorar la velocidad de procesamiento de las operaciones o en la detección y control de fraude. Asimismo, tal y como ocurre con los asistentes personales popularizados por Google, Microsoft o Apple, el aprendizaje profundo en el sector financiero puede aportar a las entidades un conocimiento mucho mayor de los clientes que les permita ofrecer soluciones más personalizadas. Así, por ejemplo, se pueden ofertar inversiones que convengan según el perfil de gasto o ahorro concreto de cada individuo.

Barcelona Supercomputing Center

Esta colaboración no es la única que la entidad está llevando a cabo para mejorar en inteligencia artificial y computación cognitiva. Recientemente también se anunció que IBM Watson, el sistema de inteligencia artificial de IBM capaz de responder preguntas en lenguaje natural, también sería utilizado e implementado en distintas aplicaciones y servicios para potenciar el asesoramiento de los clientes en comercio exterior. Tras irrumpir en la sanidad, tocaba el desembarco de Watson a otros sectores.

Los sistemas de aprendizaje en el sector financiero ayudarán a prevenir riesgos, luchar contra el fraude y brindar mejor servicio a los clientes

En aspectos como el comercio exterior resulta imprescindible tener en cuenta factores jurídicos inmersos en cientos normativas y regulaciones que sin programas como Alexa, resultan inabarcables cuando se requiere celeridad. La clave detrás de estos sistemas suele ser proporcionar información relevante y de calidad a los sistemas de aprendizaje cognitivo, ya que, cuantos más datos logran recabar, mejor son las respuestas ofrecidas y más se adecuan a las exigencias.