Tres IPs, una vieja conocida y dos nuevas con premisas que ya habíamos visto pero que, sobre el papel, bien valen una oportunidad. Y de las grandes. Ubisoft ha presentado en este E3 2016 algunas de las franquicias que seguramente coparán las listas de juegos más vendidos cuando lleguen al mercado, y nosotros, que ya los hemos probado, podemos decir sin ningún ápice de duda que la vieja Ubisoft, la del downgrade y las apuestas imposibles, ha pasado a mejor vida. Y esta vez, y de forma positiva, hay que decirlo bien alto.

## Hackeando San Francisco

Watch Dogs 2 ha cambiado por completo su propuesta. Sí, sigue siendo un sandbox, pero lo cierto es que llega con una propuesta muy colorida, con nuevas mecánicas y una puesta en escena con la ciudad de San Francisco de fondo que llama la atención por los cuatro costados. Ahora el personaje protagonista, lejos de ser esa versión apagada y triste de la primera entrega, es mucho más dinámico, joven y con ideas frescas. Y esa propuesta se ha trasladado a la totalidad del título.

Lo primero que llama la atención es que, incluso las misiones más sencillas, tienen ahora una capa de complejidad que permite al jugador afrontarlas de diversas maneras, con una aproximación sigilosa, a la defensiva o a la ofensiva. Es un cambio muy importante en la dinámica del juego, y junto con la variedad de dispositivos y arsenal, dan al jugador posibilidades casi infinitas. Ahora tenemos parkour doquier, que funciona de maravilla y hace que la ciudad sea mucho más vertical, puesto que en esta versión simplificada de la ciudad de San Francisco, podemos decir adiós a los tiempos muertos de ir de un punto a otro del mapa.

En sí, la propuesta de Watch Dogs 2 arregla todo lo malo que tenía el primer título, añade algunas novedades interesantes, y un mapa que, según el equipo de desarrollo, es el doble de grande que el de la primera entrega. Lo interesante de todo es que, según nos han contado, cualquier punto visible del mapa es alcanzable, y nos podemos mover a nuestro antojo por San Francisco y su bahía, incluyendo Alcatraz, hackeando todo tipo de aparatos. No obstante, todavía es pronto para emitir veredicto, pero puede que esta segunda entrega sea la redención de la franquicia.

## Desde el cielo, desde tierra

Ghost Recon: Wildlands, por su parte, bebe de lo mejor de otras franquicias de Ubisoft para mostrarnos uno de los juegos más ambiciosos que ha creado la compañía. Sí, es un multijugador cooperativo, y a pesar de que sí incluye la posibilidad de jugarlo solo, el atractivo del título, sin duda, está en hacerlo con amigos. Vamos a ser realistas, el juego ha perdido parte de esa espectacularidad gráfica del primer tráiler, pero sigue siendo increíblemente bonito y, sobre todo, enorme. De verdad, el mapa es gigante. De hecho, es el título más grande creado jamás por Ubisoft, y el número de misiones se dispara a 100, pudiéndolas completar en cualquier orden.

El título nos permite usar cualquier tipo de vehículo para desplazarnos por el mapa, que, además, está vivo: hay todo tipo de animales, pueblos y gente, que en algunos casos serán hostiles, en otros indiferentes y en alguno de ellos aliados. Sea como sea, si queremos sobrevivir a las misiones tendremos que ayudarnos y ayudar a nuestros compañeros, pues el juego funciona en escuadras de cuatro jugadores, con diferentes especialistas y tipos de armas.

Esta nueva franquicia de Ubisoft nos pone en la piel de un grupo de operaciones especiales, que tiene que luchar contra un cartel de la droga en Bolivia que ha convertido al país latinoamericano en un narco estado. Dentro de ese universo, nuestra prueba consistía en una misión en la que teníamos que recolectar información, para posteriormente rescatar a unos rebeldes bolivianos.

En este Ghost Recon todo se ha hecho a lo grande: mapa, número de misiones, enemigos… En todo momento la coordinación ha sido vital, y de hecho parte del equipo de desarrollo nos ha contado que, en la versión final del juego, cuando muera un miembro del equipo, no podrá ser revivido, por lo que se añade una dificultad extra. Las mecánicas, para hacernos una idea, son similares a las de The Division, con la salvedad de que el sistema de apuntado es en primera persona, pese a que el resto del movimiento se muestra en tercera. Además, incluye elementos de otros títulos de la compañía, como el sistema para marcar enemigos de Far Cry o el sistema de cambio de arma del ya mencionado The Division.

En nuestra prueba éramos tres jugadores y un líder de equipo de Ubisoft, que hacía de guía dentro de las misiones. En esta misión de recabar información, nuestro líder de equipo nos pedía desplegar drones para investigar la zona y marcar a los enemigos para coordinar los movimientos de la escuadra. Y lo cierto es que, cuando juegas con alguien que sabe lo que está haciendo, el juego es una auténtica gozada. Los silenciadores se puede poner y quitar a voluntad, lo que da un plus de personalización al juego, y al mismo tiempo permite variar el estilo del mismo.

Sin duda, y a falta de hacer más pruebas, se trata de una apuesta más que interesante que repite la fórmula del The División llevándola a un nuevo nivel.

## De Bolivia a la épica medieval

For Honor, por su parte rompe diametralmente con los disparos para llevarnos a la épica medieval. Eso sí, antes de entrar en materia hay que tener en cuenta que nosotros hemos probado la versión de la campaña, por lo que para uno de los atractivos del juego, el multijugador, todavía tendrás que esperar si quieres que le demos un veredicto, pero, sin duda, el título apunta maneras.

Durante nuestra prueba, guiada por una chica del equipo de desarrollo mientras jugábamos, hemos realizado un breve tutorial y la primera emisión del mismo, y lo primero que no ha llamado la atención es que este título tiene una gran curva de aprendizaje. Es juego de lucha medieval, por lo que la variedad de los movimientos hace que se necesite tiempo para controlarlos, pese a que el avatar sólo lleva un arma. Por ejemplo: tenemos que cambiar el sentido de la guardia con el stick izquierdo en función de la posición del enemigo, o tendremos que buscar el momento justo para romper la guardia, dependerá de cada enemigo y de la situación del combate.

Además, en nuestras pruebas nos hemos encontrado con dos tipos de enemigos: uno muy sencillo que casi y actúa de minion que apenas tiene dificultad, y otro mucho más duro para el que necesitaremos movimientos coordinados y hacer uso de toda nuestra habilidad. Este tipo de enemigo sería a la campaña lo que un jugador humano al multijugador.

También podemos personalizar totalmente nuestro jugador, y el mismo irá escalando en habilidades. El apartado gráfico es tan bueno como el que vimos en el primer gameplay, y desde luego, la ambientación, el apartado sonoro, y los escenarios son uno de los grandes atractivos del juego.

No obstante, por la mecánica del juego, podría parecer que una campaña demasiado extensa acabe siendo repetitiva, pero la propuesta es fresca, y recuerda a otros títulos como Ryse, pero con un toque mucho más duro y espectacular.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.