LoloStock - Shutterstock

Hay sectores que nunca fallan. Que, pese a la coyuntura económica y social, siempre están en movimiento. En el caso del empleo: cuando se tiene una buena perspectiva financiera, **la gente busca mejores empleo o mejores condiciones**; cuando el estado de la economía es malo, y revierte en un ascenso del desempleo, los profesionales profundizan en su búsqueda.

Uno de los objetivos del momento para Dreamjobs es conseguir empleos y salarios dignosEn el caso de Latinoamérica, durante los últimos años, en los que Europa y Estados Unidos estaban sumidos en una profunda crisis, **se ha experimentado un crecimiento muy fuerte**. En el caso de Colombia, después de varias décadas con altas tasas de paro por fin han bajado de dos dígitos: rondando ahora mismo el 9,7% para el total de la población activa, y en un 16% para el sector más joven de la misma. Además, como comenta Andrés F. García de Dreamjobs, "la alta dependencia del sector de los hidrocarburos, en clara desaceleración causada por el descenso de los precios del crudo, ha hecho aumentar sensiblemente las cifras de desempleo".

Dreamjobs que tiene su negocio precisamente en el mundo del empleo, siendo una herramienta que permite a los usuarios conectar con las empresas, o a estas con ellos; y que en pocos meses de operaciones ya se ha convertido en una gran jugador dentro de su mercado. Además, según Andrés, una de las peculiaridades del mercado laboral colombiano, especialmente el de las grandes ciudades, es **la gran distancia que han de cubrir los empleados para llegar a su puesto de trabajo**, lo que en definitiva se traduce en que "la gente pierde mucho tiempo en el tiempo de transporte". Han llegado al punto en el que hasta las administraciones locales han recurrido a ellos (Dreamjobs) para mejorar la movilidad local.

La cuestión del empleo es troncal. Las grandes empresas creadoras de numerosos puestos de trabajo suponen para Dreamjobs, y prácticamente para el resto de aplicaciones, la mayor parte de la actividad. El cambio sufrido en los sistemas de contratación, en los que se ha pasado de tener un documento físico a volcarlo en plataformas digitales, y de ahí a las aplicaciones, también ha llegado a las lentas y complejas multinacionales:

>"que ya están adoptando mecanismos disruptivos de contratación y volviéndose más eficientes en los procesos."

Enfocados a empleos con un perfil menos específico, o de baja especialización, uno de sus objetivos es **conseguir un empleo digno con salarios acordes a su actividad** y al entorno económico. Notando, además, como poco a poco el mundo emprendedor ha cambiado los perfiles laborales de sus trabajadores; al igual que pueda suceder en Estados Unidos o Europa, las mayores necesidades pasan en este momento por los profesionales tecnológicos con más experiencia que estudios.

Jess Kraft | Shutterstock

## Compitiendo con otros muchos

Esta misma semana nos sorprendíamos con la noticia de que Microsoft compraba LindedIn por la friolera de 26.200 millones de dólares. Y unas horas después, la startup española Jobandtalent levantaba 38 millones de euros en una nueva ronda de financiación.

Para Dreamjobs, competidor de ambos, esto son buenas noticias. La primera de ellas porque ellos colaboran directamente con la red social de empleo compartiendo datos e información. La de Jobandtalent pasa por **una cuestión de un buen momento para el sector**, como nos cuenta Andrés, más que de competencia. La startup española llegó a Colombia durante el 2015, por lo que aún tiene un gran camino por delante, como confirmaban desde Jobandtalent. Se añade la cuestión que nos comenta Andrés: "a las empresas colombianas les cuesta salir de su zona de confor, tiene que ser algo muy disruptivo como para que cambien. Por esa razón a las empresas les cuesta tanto triunfar".