Hace tiempo que venimos escuchando temas sobre la conducción autónoma, como siempre, lo nuevo llama la atención, e incluso muchos años antes de que se generalice en nuestras carreteras ya da que hablar. Pero antes de su llegada, disfrutemos del momento que están viviendo los vehículos a nivel de innovación, de sus comodidades, altos niveles de seguridad, y sobretodo, amplia carga tecnológica.

Los vehículos semi-autónomos actuales serán clave para el futuro de la conducciónActualmente podemos encontrar en el mercado vehículos que aparquen automáticamente sin necesidad de que maniobremos, frenen por si mismos si detectan un obstáculo o nos alerten si nos salimos de forma involuntaria de nuestro carril, superamos el exceso de velocidad de un tramo o tenemos otro vehículo en el ángulo muerto. Pero aún podemos ir un poco más allá. Modelos como el nuevo Renault Mégane además de incorporar estas tecnologías introduce sistemas como el Head-Up Display, que proyecta en una lámina transparente pegada a la luna delantera la información necesaria para la conducción, o faros full led Pure Vision para iluminar claramente la carretera en situaciones nocturnas.

Despacio, tal como demuestran recientes estudios, la confianza en la conducción automática total está todavía lejos de ser elevada entre los encuestados por la AAA. La carreteras y los sistemas tienen aún que mejorar para dar el siguiente paso, y antes hay que tener una base firme, una base como la que nos ofrecen los vehículos semi-autónomos actuales.