La polémica tras el anuncio de Call of Duty: Infinite Warfare fue de esas que trajeron cola, convirtiéndolo en el videojuego con más dislikes de la historia de YouTube. Ahora, en la presentación de Sony hemos podido verlo en movimiento y, la verdad, no parece que estemos ante un Call of Duty más.

El paso al futuro y la apuesta total por la ciencia ficción nos han llevado a ver batallas espaciales y enfrentamientos más propios de un Mass Effect o de Star Citizen pero, al fin y a la postre, la acción seguía siendo tan espectacular como cabría esperar. Además, el apartado gráfico parece algo mejorado con respecto a Call of Duty: Black Ops III y, de nuevo, no se les podrá reprochar el ir a lo seguro y repetir una y otra vez lo mismo, como ocurriera antaño. Otra cosa será, por supuesto, no encontrar la esencia de la franquicia.

El juego llegará el 4 de noviembre a PS4, Xbox One y PC.