Pese a ser el título cuyo tráiler arrastra el mayor número de dislikes en YouTube dentro de su categoría, lo cierto es que, por propuesta, es uno de los juego que más expectación está levantando. Y no solo por los fans acérrimos de la franquicia, también por aquellos que de un tiempo a esta parte han ido renegando de esta saga que, con sus más y sus menos, ha cambiado los juegos de acción en primera persona.

Y es que Call of Duty: Infinite Warfare es más de lo que parece, al menos sobre el papel. Más de lo que nos han enseñado. Durante el E3 2016 tuvimos la oportunidad de ver una demo extendida del juego con dos niveles completos y la primera misión de campaña de la edición remasterizada de Call of Duty: Modern Warfare, aunque este lo conocemos de sobra. Y sí, el nuevo título de Infinity Ward promete mucho más de lo que sobre el papel nos habíamos imaginado.

En el espacio nadie te escucha gritar. En cierta medida no habíamos tenido un título en formato de gran presupuesto que trasladase el combate el espacio manteniendo intacta su esencia. Sin tener que sacrificar nada. Eso ya dice mucho del buen hacer de la franquicia, por mucho que la hayamos vilipendiado acusándola de repetir mecánicas y duplicar fórmulas conocidas. Pero es que las suyas funcionan. Y lo hacen independientemente de que sea en la Segunda Guerra Mundial o en combates espaciales en el borde del sistema solar.

A pesar de que, como digo, Call of Duty: Infinite Warfare mantiene el ritmo y la espectacurildad del resto de entregas de la saga, se siente fresco, más pausado, más trabajado. El primer nivel de combates espaciales se siente que han querido darle una vuelta a la franquicia, aunque combinándolos con los típicos tiroteos con scripts que han dado su fórmula ganadora a todas y cada una de las entregas de Call of Duty.

Las calles de una popular ciudad europea, naves, ataques, tiroteos masivos en la noche con grandes iluminaciones puntuales y un apartado gráfico y sonoro espectacular. Esa es la propuesta con la que abría la demo que nos mostraron en el E3. El dejavú del pasado, termina pronto: nada más terminal el nivel, salto al espacio y combate con naves espaciales. Esto, sí. Esto es lo nuevo, lo que queríamos ver y lo que nos ha sorprendido gratamente. Y esta vez no será algo puntual, puesto que estos niveles se irán combinando con algunos más tradcionales.

Los combates espaciales son la mayor baza de este Call of Duty Combatir en gravedad cero cambia por completo el concepto del Call of Duty, siendo un gancho (parece que ahora en todos los juegos tiene que haber un gancho) nuestro único aliado. No se si transladrán este concepto al online, pero puede ser el mayor cambio en la saga en lo que se refiere a mecánicas. Se siente natural pero increíblemente torpe, como debe ser estar flotando en el espacio. Será en septiembre cuando salgamos de dudas sobre el nuevo multijugador del Call of Duty, pero promete. Y mucho.

Con lo que hemos podido ver de Call of Duty: Infinite Warfare no se puede decir que vaya a revolucionar la franquicia, pero si que aporta un punto de frescura que será ideal para que aquellos que han abandonado la franquicia vuelvan a ella. Nosotros, después de haber visto dos niveles del mismo, podemos decir que, a falta de jugarlo en profundidad, es uno de los CoD que más llama la atención. Veremos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.