Crear unos asientos para un coche cómodos, seguros, bonitos y funcionales es una tarea tremendamente compleja, no solo hablamos de poner gomaespuma a un *trozo* de metal sino de hacer asientos ergonómicos que permitan al conductor y pasajeros estar cómodos. Para crear los nuevos asientos delanteros del Ford S-MAX Vignale y del Edge Vignale se ha realizado un trabajo en el que están implicados diseñadores, desarrolladores, probadores y voluntarios. Todo para que sea uno de los mejores asientos del sector.

Más de 1.000 voluntarios participaron en un proyecto de investigación de Ford para poder tener toda la información posible del uso que le damos los conductores y pasajeros a los asientos, las diferentes tipologías de personas, comportamiento, etcétera.

Solo se realizó una pregunta: ¿estás cómodo sentado?

Entre estos 1.000 voluntarios había mucha disparidad y valga el dato de que se presentaron al estudio desde un jugador de fútbol americano de 135 kg. a una mujer de tan solo 50 kg., voluntarios de todos los tamaños de 20 países diferentes se sentaron en los nuevos asientos y utilizaron su controles.

Las opiniones recogidas a estos usuarios en todo el mundo han sido verificadas por ingenieros utilizando un robot de última generación programado para cuantificar suavidad, dureza, temperatura, aspereza y comodidad. Al tocar los acabados y tocar los controles del asiento durante más de 10.000 horas, el robot interactúa con el asiento de la misma manera que haría una persona. Las pruebas incluso han permitido al equipo identificar el “punto mágico” para poyo lumbar, ubicado a 130 milímetros por encima de la pelvis.

Detalle de costuras de los asientos Vignale

Daniel Ferretti, gerente de ingeniería de sistemas de asiento de Ford Motor Company, da un dato muy interesante: “de todo el equipamiento de un coche, el que más apasiona a la gente y con el que más conectan es con su asiento, hemos pasado miles de horas dedicados a cada detalle, desde el cosido y los materiales a la precisa ubicación de los mandos de control para que, seas quien seas, disfrutes de una experiencia de conducción única y exclusiva”.

Para diseñar estos asientos se ha trabajado durante dos años y medio.

Los nuevos asientos, que estarán disponibles para el S-MAX Vignale y el Edge Vignale, se denominan F-Gen 2, son de tipo multi-contour de cuidado acabado y están equipados con ajustes mecánicos de 10 posiciones. Pero lo más interesante es que incluyen función de masaje Active Motion para reducir la fatiga muscular causada por trayectos largos. Este sistema está compuesto por 11 almohadillas hinchables que permiten un fluido efecto masaje en los muslos, los glúteos y la espalda baja. Además, y como es habitual en los mejores asientos, incluyen calefacción y refrigeración para que sean confortables tanto en verano como en invierno.

Para el diseños de estos asientos se ha tomado como inspiración los asientos de aviones privados y los materiales utilizados en objetos de cuero hechos a mano y bolsos premium. Cada pieza de cuero es sometida a un riguroso proceso de selección hecho a mano que reduce al máximo la posibilidad de utilizar piezas con marcas naturales. Cada asiento Vignale, acabado a mano por artesanos en el Centro Vignale de Ford en Valencia, cuenta con 40 piezas individuales cortadas con la precisión de un láser, con 130 piezas hexagonales Vignale cosidas. En comparación con otros asientos de cuero, cada asiento Vignale cuenta un 110% más de cuero y precisa de un 50% más de tiempo de cosido.