Quizás te haya pasado: **tras el fallecimiento de alguien que conocías, ves su muro de Facebook llenarse de mensajes**, como si la persona que se ha ido pudiera leerlos desde el más allá. Pero ¿qué pasa si nadie tiene acceso a su cuenta?, ¿quién controla el contenido que aparece en su muro? ¿Qué ocurre con las cientos de fotos guardadas en tu smartphone?

Si bien es relativamente normal que las personas que han acumulado bienes materiales dediquen un poco de tiempo a pensar en su destino luego de su muerte, es muy extraño que alguno de nosotros **piense realmente sobre qué pasará con nuestras posesiones digitales en caso de que algo nos suceda**. Es posible que esto se deba simplemente a que no nos gusta pensar en la muerte, pero también es posible que la información al respecto no esté tan accesible como podría. El caso es que, **aunque no lo sepamos, en muchas ocasiones tenemos opciones a nuestra disposición para determinar qué le sucederá a nuestros datos** y quién podrá tener acceso a ellos en caso de nuestra puerte.

Hacer tu testamento digital

La mayoría de nosotros **tenemos una cantidad significativa de servicios asociados a nuestra cuenta de Google**, y ésta posiblemente es una de las cuentas que albergue más información sobre ti. Google ofrece una opción de configuración que te permite indicarle luego de cuánto tiempo de inactividad debe tomar acciones con respecto a tu cuenta, así como asignar a una persona que tendrá acceso a tu cuenta en caso de que esto ocurra. Esta persona, denominada el Administrador de Cuentas Inactivas, **obtiene acceso a tu información, pero no puede editar ni borrar el contenido**, ni comportarse como si la cuenta fuera suya (por ejemplo, no podrá enviar correos electrónicos a tu nombre).

La alternativa en caso de que no desees conceder permiso a otra persona de acceder a tus datos, es **configurar la cuenta para que simplemente todo su contenido sea borrado** luego de cierto tiempo de inactividad (tres, seis, nueve o doce meses). Cualquiera de las opciones puede configurarse en la página de **administración de cuentas inactivas**.

Si una persona fallece sin designar a un encargado, **otras personas pueden solicitar acceso a la información o el borrado de la cuenta**, siguiendo una serie de pasos y enviando los documentos oficiales que se solicitan en el procedimiento.

Un homenaje virtual

**En el caso de Facebook, puedes designar una persona como heredero**, yendo a la opción de «Seguridad» y luego «Contacto de legado». Esta persona recibirá un mensaje cuando Facebook sea notificado del fallecimiento del dueño del perfil, y podrá tomar ciertas acciones como fijar publicaciones en la biografía y cambiar la foto de perfil, pero al igual que en Google, tampoco podrá actuar como si la cuenta le perteneciera (no podrá publicar en su nombre ni leer los mensajes). Es posible **configurar la cuenta para darle permiso a esta persona de descargar un archivo de las fotos y publicaciones**, así como de la información de perfil. La alternativa en caso de que no desees elegir un contacto de legado es configurar la cuenta para que se borre permanentemente luego de tu fallecimiento.

El contacto de legado (al igual que los contactos de confianza) se elige entre tus amigos de Facebook. Si alguien fallece sin haber elegido un contacto de legado, un familiar o amigo puede solicitar que su página sea convertida en un perfil conmemorativo, lo que significa que aún podrá verse, pero no podrá ser manejada ni cambiada por nadie. De igual modo, **las cuentas de Instagram pueden ser convertidas en cuentas conmemorativas** a solicitud de parte.

Algunos servicios, como Yahoo!, no entregarán tu información a nadie en caso de que fallezcas, dejándote la difícil decisión de compartir tu contraseña con otra persona si deseas que alguien se haga cargo. **Otros, como Twitter, únicamente presentan la opción de eliminar la cuenta de una persona que ha fallecido**. Para este procedimiento, se requiere enviar a Twitter la documentación necesaria.

Aunque no nos guste pensar en el tema, tomar estas medidas no sólo nos permitirá estar en mayor control de qué ocurre con nuestros datos, sino que nos permitirá **facilitar un poco la difícil tarea a la que tendrán que enfrentarse nuestros seres queridos en caso de que algo nos suceda.**

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.