Si algo se ha buscado con los televisores en la última década, ha sido inmersión. Aunque no lograrón triunfar por la fricción que introducían sus novedades, las teles 3D perseguían que el espectador se pudiera sentir más dentro que nunca de los contenidos. El coste y, sobre todo, la necesidad de llevar puestas unas gafas fueron dos de los factores que llevaron al público a no priorizarlas como factor en la compra. En 2013, con un objetivo similar, llegaron los [**televisores curvos**](http://hipertextual.com/2015/07/televisores-planos-vs-curvos), y poco a poco lograron dominar en la gama media y en la alta. Pero, **¿qué es lo siguiente?**

Con "lo siguiente", nos referimos al el aspecto externo o forma del televisores. Porque en otros ámbitos tales como tecnología de imagen, espacio de color o en resolución sí vemos avances constantes cada año. Dado que hablamos de futuro, sólo queda esperar, pero con una patente Samsung está dando pistas sobre la dirección que podría tomar el mercado. Y no parece que vaya en dirección opuesta al smartphones y sus pantallas, o al menos de las patentes de terminales enrrollables, porque lo que podemos ver en los documentos de Samsung son televisores plegables que se pueden doblar o **inclinar hacia izquierda o derecha en función del contenido mostrado en cada momento**.

Partiendo de lo que se muestra como una pantalla en un estado plano (en la imagen superior, FIG. 4A), se pasa a una forma curva como la que encontramos en las pantallas actuales. Esto indica que **el mecanismo puede pasar por varios estados**. Lo siguiente que vemos, y esto es lo interesante, es cómo la pantalla puede doblar o curvar sólo uno de los laterales desde el centro. Es decir, según se indica, en un juego de conducción, **la pantalla establecería una curvatura determinada dependiendo de la velocidad** comunicada por el juego. Pero no sólo eso. La aportación a la inmersión es que la curva elegida puede depender de la dirección que toma el coche en el circuito, como se ve también en la imagen inferior (FIG. 5A y 5B).

Como decimos siempre en estos casos, **se trata sólo de una patente**. Pero es interesante pensar en las posibilidades de televisores plegables más allá de videojuegos. En películas por ejemplo, también podría funcionar un sistema así si se programase un archivo que contuviese datos de orientación. Samsung parece tener claro que la inmersión que a día de hoy se consigue con realidad virtual no tiene parangón en otras plataformas, pero es bueno que siga investigando para ver qué más se puede conseguir en la pequeña pantalla.