No es la primera vez que se hace en la historia de la televisión. Pero Los Simpson han hecho historia, o al menos, se han anotado un tanto que hasta ahora solo tenían la suerte de tener en su haber series como The West Wing: sacar la ficción condensada en los 45 minutos a la libertad de la TV en vivo para dar más coherencia a lo que se estaba mostrando. Eso es lo que consiguió la serie de Aaron Sorkin en el episodio del debate presidencial, y además, por partida doble.

The West Wing trasformó su episodio, un 6 de noviembre de 2005, en un evento en vivo en que se representaba un debate entre los dos candidatos presidenciales: Matt Santos y el Senador Arnold Vinick. Para capear el cambio horario entre las dos costas, se emitieron dos versiones en directo del episodio, uno para la Costa Este y otro para la Costa Oeste, aunque solo perdura, de forma oficial, esta última versión.

Ahora Los Simpson también han dando un repunte a ese hito que consiguió The West Wing. Y lo han hecho porque, pese a repetir fórmula -emisión en directo en las dos costas-, el reto para una serie de animación, que además permitía la participación del público, es mucho mayor: hay que dar vida a los personajes en tiempo real, doblar la animación y mantener los estándares de calidad de forma que sea trasparente para el espectador.

Y es que no es un tema baladí: Homer Simpson contestó llamadas de los fans y respondió preguntas en vivo como si fuera un actor de carne y hueso.

¿Y cómo fue esto posible? Fácil. Para dar vida a Home en tiempo real se hizo combinando captura de movimiento en tiempo real con doblaje en vivo, aunque claro, con truco. En realidad lo único que estaba animado en tiempo real era la boca y los ojos de Homer, que se movían a la vez que el actor/doblador que le daba vida en ese momento los movía también.

El resto del cuerpo, en cambio, no se mueve en ningún momento excepto los brazos, que en forma de scripts solo tienen un movimiento, siempre idéntico, a voluntad del realizador. No obstante, pese a que el resto de la escena también estuviese pre-animada, el resultado, como se puede apreciar en el vídeo, es totalmente sobresaliente.