Si hay algo especial en los fotógrafos es que nos comparten **su visión única de la realidad**. Retratan de tal forma lo que para otros ojos es cotidiano y lo transforman en algo extraordinario que nos invita a la reflexión o nos mueven fibras internas que solo las imágenes pueden lograr.

Es el caso del fotógrafo holandés Hans Eijkelboom, quien se dio a la tarea **desde hace 20 años** de hacer fotografías en la calle a las personas que pasan por ahí. La característica que podemos observar es cómo la moda no varía, cómo muchas personas lucirán exactamente que otras; o tal vez, cómo la búsqueda de individualidad no es más que una falacia mercadotécnica.

La forma de trabajar de este artista consiste en ir a algún lugar, generalmente cerca de centros comerciales, y esperar algo que capte su atención, Hans declaró a The Guardian que espera a que algo "lo toque" y dedica la toma del día a la búsqueda de ese elemento que le saltó a la vista. A veces, dice, es un elemento que no se vuelve a repetir y no hay tomas ese día o "Photo notes" como el llama a esas sesiones. Las *Photo notes* le llevan un par de horas al día, incluso, agrega el autor, **a veces le toma más tiempo la búsqueda de ese elemento que cautivó sus sentidos**.

El artista también explica que para sus tomas lleva colgada la cámara al cuello y un disparador en su bolsillo. Y es que, dice, no tiene tiempo de explicar a las personas lo que está haciendo y **desea conservar la naturalidad de no saberse observado**. Seguramente los resultados de las fotografías serían diferentes si las personas vieran al fotógrafo apuntándoles con su cámara.

En su libro *[People of the Twenty-First Century](http://www.amazon.com/gp/product/0714867152/ref=as_li_tl?ie=UTF8&camp=1789&creative=9325&creativeASIN=0714867152&linkCode=as2&tag=colossal0d-)* recopiló estas *Photo notes* que tomó en su país de origen pero también en varios lugares de América y en China. **La colección le llevó para este libro más de 500 páginas** en donde podemos apreciar en grande esa especie de poesía visual de lo común y constante de las personas de este siglo XXI; de eso que creemos individual y que no es más que una expresión común en lo colectivo.