Problemas para Google, cuya sede francesa en París está siendo registrada por agentes de policía desde las cinco de la madrugada, hora local. El motivo, **una investigación en curso en torno al pago de impuestos por parte de la empresa**. Según esta investigación, Francia debería reclamar 1.600 millones de euros (unos 1.800 millones de dólares) a Google en base a impuestos atrasados.

Una operación como la efectuada en Reino Unido meses atrás, que acabó con acuerdo con el gobiernoEste retraso en los tributos, y la posterior investigación, tienen su origen en unas técnicas de optimización tributaria "demasiado agresiva", en aras de decrecer la cantidad a pagar. A principios de año, por un problema similar en Reino Unido, acabó logrando un acuerdo por 173 millones de euros.

Todos estos casos suelen tener un epicentro similar: la decisión de Google, como de tantas otras tecnológicas, en establecer su centro de operaciones europeo en Irlanda u otro país con un impuesto societario bajo, y tratar de derivar toda carga impositiva allí. En el caso de Irlanda, del 12,5%, uno de los más bajos de la eurozona.

En el mes de marzo ya se planteó una reunión por parte del Parlamento Europeo con Apple y Google de cara a evaluar sus impuestos en un modo de operar "legal pero injusto", transmitiendo así su preocupación por estas prácticas.