Ford espera producir en 2016 hasta 41.000 vehículos firmados por Ford Perfomance, un incremento del 40% con respecto al pasado año, una cifra récord que tiene como uno de sus principales exponentes al Focus RS, la versión más radical que ha hecho la compañía en la historia de su compacto. Un vehículo con 350 caballos de potencia y una velocidad máxima de 266 km/h, que tarda solo 4,7 segundos en pasar de 0 a 100 km/h.

Las versiones radicales de los compactos de hace pocos años no eran más que modelos vitaminados de los que se vendían millones, eran versiones potentes que mantenían casi las mismas características que sus hermanos más dóciles: la tracción delantera. En Ford sabían que ofrecer 350 caballos de potencia solo en el tren delantero sería un error y por ello dotaron al Focus RS de tracción a las cuatro ruedas con control vectorial del par dinámico. Una forma de hacer a este tipo de coches todavía más eficaces, pero si piensas que un coche eficaz es soso y aburrido, no puedes estar más confundido.

## Drift con el Ford Focus RS

Que un coche tenga tracción a las cuatro ruedas no le impide ser divertido además de eficaz. El Focus RS tiene un modo de conducción denominado Drift que le permite derrapar gracias al diferencial trasero activo, el cual hace posible descolocar el coche con un golpe de gas brusco. A diferencia de un vehículo con tracción trasera, en el Focus RS siempre recibe potencia el eje delantero, por lo que echar humo será una experiencia dulce y sencilla. El modo Drift modifica también la configuración de la dirección y suspensión, poniéndola en el modo más blando posible.

## 4 modos de conducción diferentes

El Focus RS, además del modo Drift, puede configurarse para tres entornos: Normal, Sport y Track. Estos tres modos de conducción se pueden seleccionar desde el interior del coche y se encargan de adaptar la dirección, el control de estabilidad, el sonido de su motor EcoBoost, la amortiguación y la tracción total para pasar de la normalidad a la radicalidad en pocos segundos.

## Acelerar y dejar a todos detrás

Para poder sentir cómo acelera un motor capaz de poner el coche desde parado a 100 km/h en 4.7 segundos el Focus RS incorpora un sistema de control de aceleración para ayudarte a no perder tracción denominado Launch Control. Tan solo tienes que seleccionar el sistema, poner primera, pisar el acelerador y soltar el embrague. El Focus RS se configurará para que el chasis y el motor puedan acelerar al máximo sin que tu tengas que controlar la salida. El par se distribuye de la forma adecuada entre las cuatro ruedas para que no derrapes ni pierdas esas valiosas décimas.

## Potencia increíble para un compacto

Hace menos de 10 años un vehículo compacto radical se contentaba con 200-250 caballos. Con estos datos hablábamos de GTIs muy capaces. Hace cinco años parecía que la barrera se situaría en 300 caballos y de ahí no tendría sentido pasar porque estos coches no podrían aprovechar toda la potencia. El Focus RS tiene 350 caballos y un motor de solo 2,3 litros de cubicaje. Pequeño pero matón.

350 CV, velocidad máxima de 266 km/h.Inyección directa, turbocompresor de doble entrada y doble distribución variable independiente. Estas tres características así como el increíble trabajo tras la creación de este motor, le permite obtener cifras que a los deportivos de no hace muchos años les hubiera encantado ofrecer: 470 Nm de par motor y sobre todo, fuerza desde muy bajas revoluciones hasta las 6.800 rpm.

## Ford Performance, el culpable del Focus RS

Si hay que echar la culpa a un departamento dentro de Ford para que el Focus RS esté a la venta es Ford Performance. Su experiencia, destreza y conocimientos obtenidos con Ford Racing, Team RS y otras operaciones con vehículos especiales (incluido Ken Block) les ha permitido transmitir la filosofía: *innovación a través del rendimiento* de forma magistral al Focus RS. Por algo ha sido nombrado Coche del Año 2016 para Top Gear, también en los prestigiosos premios Vehicle Dynamics International (VDI).

## Sin sonido no se disfruta igual

Con el vehículo eléctrico y la llegada de la corriente del *hacer el mínimo ruido posible*, incorporar un pequeño motor de 2,3 litros y 4 cilindros obligaba a prescindir teóricamente de un sonido que enamore tanto a los de dentro como a los de fuera, pero el equipo de Ford Performance realizó cambios en el sistema de la admisión para poder cambiar un sonido original algo agudo por uno grave típico de los motores de gran cilindrada. Un sonido que comienza con un ligero *petardeo*, y que termina deleitando con un rugir grave y profundo.

Muchos pensamos que el sonido es muy importante en un vehículo deportivo y divertido como el Focus RS, sin este sonido solo tendríamos un coche que acelera, pero si hay que transmitir emoción al conductor, el sonido es una parte fundamental. En un mercado que será dominado en pocos años por coches que no hagan ruido, disfrutemos mientras podamos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.