Tras el auge, reinado y posterior caída de The Pirate Bay, muchos sitios de torrents se intentaron posicionar como los sucesores. Pese a que muchos se fueron y otros se quedaron, el único que se ganó a pulso el título de sitio web de referencia en torrents fue Kickass, y aunque tiene uno de los tráficos más importantes de este tipo de sitios, eso no quiere decir que su gran número de usuarios sean tan generosos con el sitio como los son para compartir contenidos.

Y es que para costear parte los gastos del sitio, los administradores de KickassTorrents pensaron que poner donaciones, era un medio interesante para generar ingresos que permitiese a la plataforma ser sostenible, y como estamos hablando de contenidos que, en algunos países su puesta a disposición pública sin autorización es ilegal, pensaron que sería más interesante todavía que esas donaciones se hicieran a través de Bitcoin, al fin y al cabo muchos de sus grandes usuarios no eran ajenos a este tipo de tecnología.

430 dólares en dos años para un sitio web que tiene unos 610 millones de visitantes al mes.
¿El resultado? Un abrumador desastre. Y es que la generosidad de los usuarios para compartir entre ellos no se vio reflejada en el mismo sentido con el sitio web. De hecho, desde que el sistema de donaciones a través de Bitcoin se pusiese en marcha en noviembre de 2013, Kickass ha ingresado en donaciones... menos de 50 céntimos por día. De hecho, desde esa fecha, en total Kickass ha ingresado por donaciones 0.96 Bitcoin, unos 430 dólares al cambio.

Lo cierto es que el uso de Bitcoin restringe enormemente la cantidad de gente dispuesta a donar, que generalmente no es mucha para este tipo de sitios web aun contando con métodos de pago sencillos y sin fricción como PayPal, pero no deja de ser sorprendente para un sitio de esa magnitud.

Una cosa está clara: el usuario solo está dispuesto a pagar por contenidos exclusivos, bajo demanda, y lejos de la descarga del torrent.