Buenas noticias para los usuarios europeos de servicios de streaming de contenidos. Y es que la Comisión Europea, como parte de sus esfuerzos de romper barreras dentro de la UE, y en el marco de los cambios que están introduciendo con la nueva agenda digital, presentaba en diciembre una legislación para adecuar los derechos de suscripción de los servicios de streaming al tránsito y al roaming entre los países de la UE.

Lo que se pretende con el cambio regulatorio es que los consumidores puedan acceder a sus suscripciones de Netflix, Sky, Canal+, etcétera, de forma trasfronteriza en la Unión Europea. Es decir, que vayas al país que vayas dentro de las fronteras de los 28 estados puedas seguir accediendo a tu catálogo de contenidos; algo también extensible a contenidos de webs como televisiones online a la carta, que pese a no cobrar suscripción, bloquean los contenidos a sus usuarios cuando estos viajan fuera de sus fronteras.

Libertad de contenidos para los residentes en la Unión Europea en movilidad De esta forma, la propuesta, aprobada por los representantes de los 28 países miembros, es sin duda un primer paso para su aprobación definitiva prevista para la reunión de ministros fijada para el 26 de mayo. No obstante, no será algo ilimitado, pues lo que se pretende con esta regulación es que el consumo de contenido sea algo temporal, enfocado para viajes ocasionales y no para las residencias permanentes.

Todavía falta por regular qué parte del consumo de contenidos en streaming será considerada "temporal". En este sentido no se busca que el usuario pueda acceder al contenido de otro país, puesto que en todo caso estaría limitado al de su país de origen, es decir, al de la suscripción que pague, y no se podrá acceder de ningún modo a contenidos distintos a los del país en el que se resida de forma habitual, por lo que la autorización se limitará a estancia temporales y ocasionales, no permanentes.

De aprobarse definitivamente la propuesta por los ministros de los países miembros, está previsto que entre en vigor al mismo tiempo que el fin de roaming dentro de la UE, en 2017.