uber en méxico

Imagen: Wikimedia

Esta mañana miles de mexicanos durmieron dos horas más de las que tenían planeadas. AT&T retrasó todos los relojes de los teléfonos de sus clientes dos horas.

El retraso ocurrió por un cambio que hizo la compañía para que las pantallas de los móviles de sus usuarios dejarán de decir "Iusacell", compañía que AT&T compró en 2014. Sin embargo, esa configuración también provocó que los móviles se ajustaran al horario de Tijuana (GMT-7), el cual tiene dos horas de retraso con respecto al horario de la Ciudad de México. El fallo comenzó a ser tendencia a las nueve de la mañana locales.

Mientras la compañía responde vía Twitter que el problema se soluciona al activar y desactivar el modo avión, algunos afectados se quejan amargamente de este fallo que afectó sus actividades y empleos.

Algunos usuarios de la compañía Unefon, también de AT&T, reportaron el mismo problema.