Oculus está empezando a llegar a los usuarios que tuvieron la suerte de reservarlo con tiempo. A los que no, la compañía ha pedido disculpas y está empezando a devolver los costes de envío. No obstante, los usuarios, más allá de la excitación relativa a esta tecnología y al lanzamiento de Oculus, además de despiezar las gafas de VR, se han dado un vuelta por los términos y condiciones de uso y, aunque sabemos que es la primera versión consumidor de este tipo de gafas, lo que hay por los términos de uso de Oculus no están gustando demasiado.

Y es que resulta que, Facebook, a pesar de que ser la propietaria de Oculus, también ha dejado su huella en los ToS de Oculus; y de forma similar al contenido de subimos a la red social, con la típica licencia mundial que le otorgamos, también se ha hecho extensible a las gafas de realidad virtual, y como en el caso de Facebook, de forma ilimitada:

Al enviar Contenido del usuario a través de los Servicios, le concedes a Oculus un derecho internacional, irrevocable, perpetuo (es decir, de duración indefinida), no exclusivo, transferible, sin derechos de autor y totalmente sublicenciable (es decir, podemos conceder este derecho a otros) para usar, copiar, mostrar, almacenar, adaptar, exhibir y distribuir el Contenido del usuario con relación a los Servicios.

Esta es quizá la parte más polémica de los términos de Oculus, la que convierte a la compañía en propietaria del contenido creado a través de Oculus de forma limitada, pero también es la más lógica si tenemos en cuenta la condición de early adopter de los primeros usuarios de esta tecnología, que será en primer punto de apoyo para su mejora en el futuro, y lo menos importante si simplemente vas a jugar con el Oculus.

Ahora, si eres creador de contenido y vas a utilizar la plataforma y la tecnología de Facebook para tus productos y servicios, es algo que tienes que tener en cuenta. No obstante, de cara al usuario lo que menos ha gustado es que la compañía se reserva el derecho a recopilar datos de uso y comunicación de los usuarios. Estos son algunos de puntos:

Cuando publicas, compartes o te comunicas con otros usuarios de Oculus en nuestros Servicios, recibimos y almacenamos esas comunicaciones y la información asociada, como la fecha en la que se creó una publicación.

Información acerca de tus interacciones con nuestros Servicios, como información acerca de juegos, contenidos, aplicaciones y otras experiencias con las que interactúes, así como la información que se recopila en o a través de las cookies, del almacenamiento local, de los píxeles y de tecnologías similares

Información acerca de tus tallas y movimientos físicos cuando usas un visor de realidad virtual.

Parte de la información que publicas en el perfil de Oculus, como tu Oculus ID (también conocido como nombre de usuario de Oculus), el identificador de usuario generado por el sistema y el avatar, serán públicos y estarán visibles para las personas conectadas o no a nuestros Servicio

Cuando usas nuestros Servicios, tienes la opción de enviar información sobre tus características físicas y las tallas que usas.

De momento, eso sí, términos de uso de Oculus no son muy diferentes a los de otras grandes compañías que manejan nuestros datos, incluyendo los datos de salud. Parece que esta será la tónica habitual, y no tiene porque ser algo negativo, por lo que ya nos podemos acostumbrar si queremos usar este tipo de servicios.