mejores aplicaciones de la semana

El Samsung Galaxy S7 es un éxito. Al menos, en la suficiente medida como para cuadrar las cuentas del último trimestre de la compañía. Y es que los resultados de Samsung para el primer trimestre del año, recién presentados, apuntándose un crecimiento del 12% respecto al mismo período del año anterior. Lo ingresos, de hecho, han superado las expectativas de la propia Samsung, que publicaba a principios de a partir de una base bastante optimista.

En este sentido, los ingresos trimestrales de la compañía se fueron a los 49.78 trillones de won, un 5,7 por ciento más en el Y-o-Y. Pero el punto fuerte sin duda son los ingresos derivados de la venta de smartphones, en relación con el S7 y S7 edge que han salvado los datos de la compañía despejando las dudas que se venían acumulando entre los accionistas de la compañía tras dos años consecutivos de resultados financieros a la baja para su división móvil.

El efecto Galaxy S7 ha dado la vuelta a dos años de resultados negativos Además, la compañía espera que esta tendencia se mantenga en el próximo trimestre, en especial las ventas de sus terminales estrella y chips para terceros, y sobre todo, de terminales de la gama del Galaxy A y J, en aquellos casos en los que el mercado reaccione de forma negativa ante los terminales de gama alta a niveles de precios elevados.

Por otro lado, el negocio de los semiconductores, contando con las inversiones en CAPEX para las nuevas fábricas y ensambladoras para la nueva línea de chips, ha crecido y aportados números solventes a la compañía.

Parece que, después de estos dos años de sequía por el desierto, a Samsung empiezan a salirle las cuentas.