Sony ha presentado sus resultados financieros respectivos al año fiscal 2015, el finalizado el pasado 31 de marzo. Estos resultados se pueden resumir en dos patrones simples: la división Mobile se hunde mientras que PlayStation es la principal fuente de crecimiento. El beneficio total fue de 1.197 millones de euros, cantidad que mejora notablemente respecto al año anterior, cuando se cerró el ejercicio con unas pérdidas de 972,5 millones de euros.

El nuevo batacazo en móviles es compensado con creces por sus negocios digitales y la apisonadora PlayStation 4La división que comercializa smartphones y tablets Xperia ha facturado un 20% menos respecto al año anterior, un descenso demasiado brusco en un año provocado por un bajón en el número de ventas. Escenario que contrasta con el avance imparable de PlayStation, que gracias al repunte en ventas del último trimestre del año, cuando vendió 2,3 millones de PlayStation 4, puede acabar el ejercicio con 17,7 millones de unidades vendidas, superando la previsión inicial de 17,5 millones. En total, 40 millones de PlayStation 4 han sido vendidas desde su lanzamiento comercial a finales de 2013, cifra que le deja en posición de dominio absoluto del mercado, muy por encima de Xbox One.

Los servicios online y de contenidos de Sony también han contribuido al repunte de facturación y la amortiguación del batacazo en móviles. El negocio de música digital ha permitido a Sony ingresar 5.021 millones de euros, que junto a la producción y distribución de contenido audiovisuales, que sube hasta los 7.627 millones de euros de ingresos, ha permitido volver a los números negros a la empresa nipona.