Netflix entró en 130 países a la vez en enero. Una expansión directa y contundente a todos los mercados del mundo salvo China. Los resultados hablan por sí solos con un crecimiento de 6,74 millones de usuarios en el trimestre. El servicio en streaming tiene 81,5 millones de suscriptores.

Los ingresos son de 1.960 millones de dólares, ligeramente por debajo de los 1.970 millones que se estimaban en Wall Street. La base de usuarios en Estados Unidos superó hasta las más optimistas expectativas con un incremento de 2,23 millones frente a los 1,82 millones estimados. El problema es el bajo número de usuarios que Netflix estima atraer al servicio el próximo trimestre: 2 millones frente a los 3,45 que se estimaban.

El reto de la compañía es seguir creciendo nacional e internacionalmente gracias a sus producciones originales y tecnología. Netflix cree haberse beneficiado por el lanzamiento de varios shows como Making a Murderer, la cuarta temporada de House of Cards o la segunda de Daredevil.

"Invertimos el 5% de su presupuesto en contenido a la producción de películas originales", dice la compañía a los inversores. A medida que aprendan aumentarán progresivamente el presupuesto para producir películas totalmente exclusivas que debuten en Netflix ya que creen que es un mejor modelo que su concesión por territorio.

Las próximas películas originales de Netflix para la segunda mitad del año incluyen War Machine, una comedia satírica protagonizada por Brad Pitt y dirigida por David Michod, y Mascots, la última comedia de Christopher Guest. Para el 2017 la compañía ha programado estrenar Okja de Bong Joon-ho y Bright, protagonizada por Will Smith y dirigida por David Ayer por la que Netflix pagó más de 90 millones de dólares.

Son varias las compañías que han entendido la importancia de tener su propio servicio de streaming de contenidos bajo demanda. Hulu y Amazon Prime son los principales rivales, pero empresas como HBO ya están desplegando ofertas similares en el norte de Europa y, próximamente, en España. Amazon ha anunciado que desligará opcionalmente su servicio en lo que parece una maniobra para pelear de tú a tú contra Netflix a base de igualar precios y producir sus propios contenidos originales.

Netflix comenzó siendo un mero servicio de streaming de shows y películas. Se servía del contenido de las productoras para servirlo a sus clientes de una forma innovadora y que pronto ganó mucha tracción en Estados Unidos. Las licencias pronto comenzaron a subir de precio, pero Netflix ya estaba preparada para la guerra produciendo ella misma series de gran éxito y calidad como House of Cards o Daredevil. Netflix se está convirtiendo más rápido en HBO que HBO en Netflix. El contenido original es además producido en multitud de países, siendo objetivo primordial para la compañía ofrecer algo único y que funcione a la perfección en cada zona geográfica. España tendrá contenido producido por y para dicha audiencia.

La tecnología que el usuario no ve, pero sí mejora su experiencia es otro factor importante del éxito y crecimiento constante de usuarios para el servicio. Desde recomendarte series a elegir la carátula que mejor funcionará según tus gustos y país.