La noticia de que Microsoft hiciera llegar múltiples exclusivos de Xbox One a PC causó controversia entre la comunidad. Por un lado, los jugadores de Xbox One que sentían que la compañía de Redmond dejaba de confiar en la consola y veían como grandes motivos de compra de la consola dejaban de ser tal; por el otro, una potente comunidad como la de los jugadores de PC, encantada con la llegada de franquicias como Forza Motorsport, ajenas durante años a su plataforma.

En el medio, muchos veían con buenos ojos tal decisión comercial: Xbox One seguiría siendo la única consola que contara ciertos juegos de peso a la vez que la comunidad de PC podría acceder a ellos por primera vez. El jugador medio de consola y el de PC, muy diferentes, no tendrían por qué acudir a otra plataforma para disfrutar de, por ejemplo, Quantum Break.

No sabemos qué juegos llegarán y cuáles no al PC en el futuro

Todo lo que suponga que más jugadores tienen acceso a más juegos será siempre, en mi opinión, una gran noticia. Ahora bien, en un plano de negocio donde PlayStation 4 aventaja en casi veinte millones de consolas vendidas a Xbox One, quizá esa “pérdida” de efectivos no sea la mejor forma de reaccionar. ¿Estamos ante un cambio de rumbo en lo que a la división Xbox respecta?

Sea como fuere, y después de la exclusiva temporal de Rise of the Tomb Raider (recordemos que el primero salió en todas las plataformas), ha sido Quantum Break el elegido para dar el pistoletazo de salida a la relación de Microsoft con el juego en PC. ¿El problema? Las buenas intenciones y la idea de generar una mayor comunidad se han visto opacadas por un muy mejorable trabajo de comunicación y, sobre todo, por una versión del juego para Windows 10 que no hace justicia al trabajo de Remedy Entertainment.

Lo primero aquí fue la forma de comunicar; Phil Spencer es un dirigente realmente querido entre los jugadores por su verdadera pasión por los videojuegos pero, en esta ocasión, pudo haber desempeñado su labor comunicativa mucho mejor. Fueron muchas las preguntas sobre posibles exclusivos de consola llegando a PC que esquivó durante los meses previos, dando la sensación de no conocer la situación real, para que se terminara anunciando el lanzamiento de Quantum Break en PC unas semanas antes de la llegada a las tiendas. Además, a día de hoy es imposible saber qué parte del catálogo futuro de Xbox One llegará a Windows 10.

Seguramente, dudas que hubieran quedado en un segundo plano si el primer gran paso de Microsoft en el PC durante esta generación hubiera estado a la altura. Pero la versión para PC de Quantum Break ha resultado ser un port desastroso, en gran parte por la inexperiencia de Remedy a la hora de trabajar con la reciente API de DirectX 12 y las limitaciones propias de la Universal Windows Platform. Parece que esto, de la mano de las prisas por llegar al día de lanzamiento, han dado como resultado el despropósito de versión que han encontrado los jugadores de PC.

Lejos de mejorar su imagen, la decisión de Microsoft solo ha traído malas noticias

Un dato menor pero significativo del poco cuidado y testeo de esta versión para Windows 10 es la ausencia de botón de salida del juego, obligando a utilizar ‘Alt+F4’ para tal fin. Más allá, múltiples problemas: la imposibilidad de funcionar a 60fps en monitores de 60Hz aun utilizando ordenadores que superen ampliamente los 2000€, un bloqueo a 30fps que no es tal y provoca tirones e inestabilidad, multitud de limitaciones dadas por la arquitectura Universal Windows Platform, problemas de cuelgues con GPUs de Nvidia (las más extendidas en el mercado), la imposibilidad de hacer correr el juego si el ordenador cuenta con dos o más tarjetas gráficas y, en general, una versión con escasísimas mejoras con respecto a la versión de Xbox One. Para más inri, los problemas llegan desde el mismo momento de compra: al precio de 69,90€ (un PVP más alto que la práctica totalidad de los triple A lanzados en PC) se le une la obligatoriedad de adquirirlo en una Windows Store donde no funcionaba la precarga y donde son múltiples los problemas en el proceso de descarga.

Ahora bien, por desgracia el de Quantum Break no ha sido el primer port lejos de aprovechar las capacidades y ventajas de los PC (reciente es la polémica con la desastrosa versión de Batman Arkham Knight, retirada de Steam) y han sido muchas las ocasiones en las que todo se ha terminado solucionando. Sería realmente extraño que Quantum Break no termine funcionando en condiciones en PC pero ha pasado más de una semana y ni Microsoft ni Remedy han ofrecido soluciones a ninguno de los grandes problemas que sufre dicha versión en forma de hotfix ni tampoco se ha dado información concreta al respecto. Incluso se ha afirmado que algunos de ellos, como la incompatibilidad con SLI de GPU, tardarán meses en ser solventados.

Es difícil saber el camino que seguirá Microsoft con su división Xbox en el futuro

Microsoft se jugaba mucho con una decisión que polarizó a la comunidad de jugadores. Hacer llegar un juego exclusivo de tu consola a PC puede levantar suspicacias entre los poseedores de Xbox One pero, por el contrario, atraer y contentar a una gran y pasional comunidad como es la de PC. En la situación actual, los usuarios de su consola ven cómo algunos de sus motivos de compra empiezan a desvanecerse mientras los jugadores de PC ponen el grito en el cielo al estar ante una versión repleta de problemas y limitaciones a lo que se acostumbra en dicha plataforma. Nada bueno para la compañía de Redmond.

Al final, la división de Xbox parece estar en un punto de inflexión. Son muchos los rumores y declaraciones veladas sobre crossplay con PlayStation 4, una posible versión mejorada de Xbox One o el hecho de que el catálogo de exclusivos de la consola termine llegando por completo a PC. Lo cierto es que la situación actual de Xbox One está lejos de ser tan negra como muchos defienden (Xbox 360, un gran éxito para la compañía, había vendido menos que One en el mismo tiempo a la venta) pero es cierto que Sony ha conseguido una ventaja prácticamente insalvable. ¿Cómo influirá todo esto en el futuro de la compañía? El E3, a la vuelta de la esquina, servirá para conocer los planes de futuro de Microsoft.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.