El mito del butanero permanece intacto en la memoria colectiva, a medio camino entre chanzas y bromas. ¿Pero qué porcentaje de hombres crían, sin saberlo, a hijos que no son suyos biológicamente? Aunque anteriores investigaciones afirmaban que el índice de falsa paternidad rondaba el 10%, un estudio publicado en la revista Trends in Ecology & Evolution desmitifica esta idea. Y es que según el trabajo, realizado por científicos belgas, el porcentaje rondaría el 1-2%, una cifra sorprendentemente baja.

El índice de falsa paternidad se sitúa entre el 1 y el 2%, contrariamente a lo que se pensaba hasta ahoraEn otras palabras, no sería cierto que uno de cada diez niños crecerían con un padre que no es el suyo sin que este último lo supiera. La investigación ha buceado en datos genéticos y genealógicos para desechar esta hipótesis. Según sus conclusiones, la tasa EPP (que en inglés se refiere a "paternidad fuera de la pareja") disminuiría a uno o dos hijos de cada cien padres. El estudio achaca al impacto publicitario que han tenido los test de paternidad, basados en análisis de ADN, junto a la difusión de revistas de cotilleo, series y programas de televisión, la divulgación de este tipo de teorías. "Cuando empezamos la investigación nos sorprendimos sobre la reducida evidencia que existía acerca de la creencia del 10% de falsa paternidad", explica a Hipertextual Maarten Larmuseau, científico de la Universidad de Lovaina y primer autor del estudio.

Muchas publicaciones científicas, como este libro de psicología evolutiva, mantienen que el porcentaje de falsa paternidad es del 10%. Sin embargo, de acuerdo al estudio, existe limitada evidencia de que este dato sea cierto. El trabajo describe como "especulaciones" las cifras difundidas hasta la fecha, que en muchas ocasiones procedían de los laboratorios donde se realizaban los propios análisis de paternidad, provocando un conflicto de intereses más que evidente. Críticas anteriores también habían sostenido que, en el pasado, la tasa de paternidad fuera de la pareja debería ser incluso mayor por la carencia de métodos anticonceptivos fiables.

paternidad
Ruslan Guzov | Shutterstock

Las investigaciones históricas realizadas hasta el momento no apoyan esta hipótesis. Es decir, la tasa de paternidad fuera de la pareja no era más elevada antaño. Este resultado fue posible gracias al estudio de la variación genética en el cromosoma Y, que los hijos heredan de sus padres (las mujeres no cuentan con cromosoma Y, sino con dos cromosomas X). Esta aproximación permitió determinar que la tasa de paternidad fuera de la pareja era del 1,8% en Mali o del 0,9% en Bélgica. Estudios similares desarrollados en Cataluña plantearon que el porcentaje rondaba esas cifras y no las publicadas o difundidas anteriormente en la televisión, las revistas o el cine.

En otras palabras, en los últimos siglos el índice de falsa paternidad se ha mantenido constante. Estas conclusiones, según comenta Larmuseau, desafían la idea de que las mujeres puedan "buscar candidatos fuera de la pareja" para obtener beneficios genéticos para su descendencia. Y con la liberación sexual, el porcentaje se ha mantenido igual en todo el mundo con curiosas excepciones. Una de ellas es México, donde se han documentado en determinadas poblaciones de nivel socioeconómico bajo tasas de falsa paternidad del 20%, según el estudio. Los investigadores belgas señalan que este dato se debe a "factores culturales". Las conclusiones del trabajo añaden también que este tipo de trabajos no son solo importantes desde un punto de vista evolutivo, sino que también pueden mejorar nuestro conocimiento en medicina, investigación forense, genética o demografía.