Aunque los rumores apuntaban a que las operación era casi segura, ahora se confirma que Orange se ha hecho con el 65% de Groupama, el conglomerado francés de banca, de forma que pasará a denominarse Orange Bank y será su entrada al mercado financiero móvil.

Desde que en abril comenzasen las negociaciones entre la operadora y el banco, el sector de la banca móvil ha puesto bastante interés en esta operación que ahora resulta cierta, y que fruto de la misma prevé la entrada de Orange en la banca, con su propia firma y marca a principio del año que viene. Eso sí, de momento, limitado a Francia.

En este sentido, la operadora se ha hecho el el 65% de Groupama Banque, la división de banca de Groupama con la que Orange quiere dar servicio bancario completo a través del móvil, incluyendo a la mayoría de productos financieros como depósitos, transferencias, créditos, pagos... todo centralizado desde los dispositivos móviles, con la intención de llevar ese modelo también a los países vecinos, Bélgica y España, en un futuro.

La idea es llevar este modelo también a España y BélgicaAhora, con los bancos y el ojo puesto en el móvil, y las operadoras buscando convertirse en bancos, el acuerdo puede poner en marcha la expansión de estas dos industrias que están llamadas a convertirse en una a largo plazo, en un momento en el que parece que el modelo implantado el los países en vía de desarrollo está teniendo su reflejo también en los países bancarizados, en los que el usuario quiere simplificar al máximo su gestión bancaria desde el móvil.

Eso sí, ahora que se ha anunciado el acuerdo, habrá que ver cómo ven los accionistas de la compañía el movimiento de la operadora de entrar en un mercado en el que nunca ha operado, sumando un negocio, el bancario, con sus particularidades de riesgo y diversificación a su cartera de productos, algo que sin duda puede afectar a su valoración en estos primeros meses de incertidumbre.