matrícula

Las matrículas son una forma fantástica de identificar de forma clara a todos los coches. Si tienes un problema con uno (un accidente o incidente) tan solo tendrás que apuntar la matrícula del coche y hablar con tu seguro. La Dirección General de Tráfico, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y las aseguradoras de vehículos tienen una importantísima base de datos que relaciona al vehículo con su dueño. El motivo para mantener esta compleja infraestructura: somos humanos.

En un mundo que será gobernado por coches autónomos y por ende conectados entre sí y con otros sistemas ¿qué sentido tienen las matrículas tal y como son hoy en día?

En el futuro los coches estarán totalmente conectados con la ciudad, con las direcciones generales de tráfico de cada país e incluso con los fabricantes, no será necesario que esté visible la matrícula del coche, con un número de identificación único como el número de bastidor, cualquier tipo de sistema conocerá todo sobre el coche: extras, acabado, fecha de matriculación, revisiones que ha pasado, etcétera.

Un coche conectado no necesitará publicar su identificación como hasta ahora.

Estos IDs, que podrían usar los coches en el futuro, además tendrían la ventaja de ser internacionales de tal forma que nuestro coche estará siempre identificado, sea el país que sea. Y la pregunta que quiero lanzar es la siguiente: en un futuro en el que los accidentes serían tan reducidos que es probable que no salgan ni en las noticias, ¿es necesaria una matrícula?

Lo importante es que los coches estén conectados para poder informar a otros sobre accidentes e incidentes. Un ejemplo: si por el motivo que fuera un coche autónomo decide que es inevitable el accidente, lo importante será guardar los datos para que los organismos analicen los motivos y las soluciones que analizó el coche de cara a buscar responsables. No será necesario rellenar un parte de accidente puesto que el coche será el que comunicará el accidente, los datos, las consecuencias, avisará a los servicios sanitarios y a los responsables de las carreteras en las que se encuentre para retomar el flujo del tráfico...

En el futuro es muy probable que no veamos matrículas antiestéticas colgando de los paragolpes de nuestros coches por lo que se podrá cuidar un poco más la estética y es que las matrículas no dejan de ser un pegote al trabajo de los diseñadores de los coches.