El gigante ha logrado ganancias por valor de 3.800 millones de dólares de los 20.500 millones de ingresos. Una caída significativa en este tercer trimestre fiscal pese a que los servicios en la nube de la compañía continúan siendo cada vez más protagonistas de los ejercicios fiscales de la compañía. Los resultados no agradan ni convencen en Wall Street y la acción cae más del 5%.

Los dispositivos Surface siguen ganando tracción y han generado 1.100 millones de dólares en ingresos, un masivo incremento del 61 por ciento con respecto al mismo trimestre en 2015. Surface Pro 4 y Surface Book son los protagonistas, aunque Microsoft no disemine el número de dispositivos vendidos.

Contrasta con la caída sin frenos de su división Microsoft Lumia. Apenas se vendieron más de dos millones de dispositivos, es decir, un 73% menos de ventas de los modestos 8,6 millones vendidos el año pasado en este trimestre. Los ingresos caen un 46% y la compañía da la impresión de que está dejando morir sus dispositivos. Windows Phone es más un recuerdo que una realidad.

Azure, uno de los segmentos de negocio en la nube más exitosos, registró un aumento de ingresos del 3,3% hasta los 6.100 millones de dólares, pero las ganancias cayeron un 14%. Office y el resto de productos destinados a la empresa y el consumidor lograron un sensible incremento en los ingresos del 1%, las ganancias vuelven a caer un 6,6%.

Ya hay 22,2 millones de usuarios de Office 365. Pese a la rápida adopción de Windows 10, sus ingresos caen un 2%. 270 millones de dispositivos activos, pero la mayoría fueron actualizaciones gratuitas. Finalmente, el número de suscriptores activos a Xbox Live creció un 26% con respecto al mismo periodo del año pasado.