Han pasado casi dieciséis años desde que Final Fantasy IX saliera a la venta en PlayStation, aunque sigue siendo a día de hoy uno de los títulos más queridos de la saga. Por esa razón, cuando se anunció oficialmente que llegaría a Steam y, finalmente, cuando hace unos días se confirmó que ya estaba disponible, hubo júbilo, celebraciones y lágrimas al rememorar la preciosa canción principal del juego.

Después de haberlo jugado de manera intensiva (benditos fines de semana), estas son las conclusiones a las que llegamos:

Lo bueno

Se nota que el apartado gráfico ha sido depurado y, aunque no se pueden pedir milagros para un título publicado hace más de tres lustros, las CGIs aguantan el tipo muy bien, los personajes se ven nítidos y se han diseñado nuevas cartas de presentación para cuando tenemos que nombrar a cada uno de nuestros protagonistas. Lógicamente, estas medidas no harán que cualquier millennial que lo juegue piense que provenga del Paleolítico como poco, aunque ahí también reside su encanto.

ffix hptx (14)

ffix hptx (16)

ffix hptx (1)

Los menús para 'bautizar' a los personajes son diseños nuevos.
Los menús para 'bautizar' a los personajes son diseños nuevos.

Está claro que este port está orientado a los nostálgicos, a los que lo jugamos y lo disfrutamos en su momento (que fuimos más de cinco millones a finales de 2003 en todo el mundo, según Square Enix). La historia, los combates por turnos, las habilidades y trances, el juego de cartas, los Chocobos, los personajes... todo eso se mantiene, así que eso también es bueno (si algo funciona...).

A lo anterior hay que sumar una serie de mejoras opcionales (modo de avance rápido, modo sin encuentros, hacer con todos los ataques 9999 de daño, subir al máximo el nivel de los personajes, armas y accesorios, guiles y piedras mágicas infinitas...), que son útiles para esas situaciones en las que te da pereza alguna parte de la historia, cuando quieres llegar hasta cualquier punto del mapa sin tener que combatir monstruos o cuando quieres derrotar de un golpe a Ozma (aunque si lo haces te perderás la gracia de la desesperación del rival más fuerte del juego). Afortunadamente las puedes activar o desactivar pulsando un solo botón/tecla.

El modo de avance rápido es útil cuando TODO el mundo está dormido en combate.
El modo de avance rápido es útilo cuando TODO el mundo está dormido en combate.

La experiencia con Steam Controller es bastante buena y cómoda, aunque recomendamos usar una de las configuraciones de la comunidad de Steam que recrea la disposición de botones del mando original de PlayStation.

Lo malo

La principal losa de la adaptación en Steam es la falta al detalle. Por ejemplo, una vez que estás dentro del juego, simplemente no hay manera de salir. No hay ningún menú desde el que salir. La única manera es hacer un Ctrl + Alt + Supr, finalizar tarea y, ahí sí, el juego te pregunta si de verdad quieres abandonar la partida. Es algo que solo se puede etiquetar como "WTF?"

La manera en la que se ha resuelto la resolución del juego es también otro ejemplo de falta de atención. Hay un amplio número de resoluciones posibles (la mínima es de 640x480, la máxima, 2715x1527, y nosotros lo jugamos a 1920x1080), aunque cuanto más grande sea la resolución que elijas, más anchas serán las franjas laterales que te acompañarán en el juego. En otras palabras, que a efectos prácticos y para mantener las proporciones, el título no cuenta con tantas resoluciones útiles (a no ser que consideres útiles dos franjas oscuras, claro).Es un punto negativo menor, pero ahí está.

Esas franjas laterales te acompañarán en todo el juego. A más resolución, más grandes las franjas.
Esas franjas laterales te acompañarán en todo el juego. A más resolución, más grandes las franjas.

¿Qué pasa si cambias la configuración de tu Steam Controller? Que tendrás que trasponer en tu cerebro y en tiempo real los botones que se te indican en la pantalla (por ejemplo, en la batalla ficticia de la obra de teatro en el castillo de Alexandria, al principio de la historia) porque serán diferentes a los que pulses en el mando. ¿Tanto costaba hacer que se identifique la configuración del mando para que coincida en todo momento con lo que se muestra en el juego?

Conclusión

En resumen, si lo compras y lo jugaste en su momento, pasarás un buen rato recordando viejos tiempos y disfrutando de un título entrañable y muy completo. Dependiendo de tu grado de nostalgia, variará tu tolerancia a los fallos que hemos comentado. No obstante, si nunca has jugado Final Fantasy IX, probablemente no sea un juego para descubrir en pleno año 2016, aunque tienes herramientas para pasarlo rápido y disfrutar de sus bondades. De lo que no hay duda es de que 20 euros/dólares para un port así es un precio demasiado elevado (ahora está de oferta, a 16,79 euros/dólares), pero definitivamente sí lo recomendamos para todo fan de FFIX.

Puedes comprarlo en Steam.