El fabricante BYD, uno de los más importantes (sino el que más) constructores de automóviles y autobuses eléctricos redobla su apuesta por esta tecnología al confirmar la construcción de otra fábrica en China por la previsión de seguir aumentando el número de unidades vendidas de 2015. Muchos ayuntamientos están interesados en el autobús eléctrico como firme apuesta por limpiar las calles de contaminación y es que los contratos que suscribieron con los actuales proveedores están cerca de acabarse y la renovación lógica pasa por una inversión en movilidad eléctrica.

La inversión de BYD será de unos 540 millones de euros al cambio

Esta factoría se construirá en Taiyuan, en la provincia de Shanxi, y se convertirá en una instalación clave para los coches eléctricos ya que podrá llegar a fabricar hasta 5.000 autobuses eléctricos y 5.000 vehículos eléctricos especiales destinados a la construcción y otras aplicaciones. Los responsables afirman que esta fábrica será capaz de generar hasta 2 mil millones de euros en ventas de forma anual.

El sector del autobús eléctrico está comenzando a llamar la atención de muchos ayuntamientos por todas las ventajas que ofrece para las ciudades:

  • Ahorro energético y económico
  • Disminución muy importante de las emisiones contaminantes
  • Disminución de los ruidos en las ciudades
  • Sensación de ciudad moderna y concienciada con el medio ambiente
Flota de autobuses eléctricos de BYD

Con una gran cantidad de ciudades pensando en renovar la flota de autobuses urbanos y países como Cuba que ya ha decidido confiar en BYD para electrificar el sector del automóvil de la isla, BYD se abre paso como el mayor fabricante de este tipo de vehículos eléctricos y que serán la mejor carta de presentación para que compremos coches eléctricos. Si la administración confía en ellos es más sencillo que las redes de carga para este tipo de vehículos se mejoren e incrementen su número.