No hay nada mejor que una serie lenta. Lenta tan lenta que se entretenga en detalles insignificantes, largas tomas, minutos y minutos sin diálogos, sin que la historia avance un ápice. No hay nada mejor que una serie de la que ya sabemos el final de cada uno de los personajes, y que, pese a todo lo que hacen y construyen, sabemos bien en qué terminarán.

Claro que esto es contrario a lo que se espera de cualquier serie, sin embargo en la segunda temporada de Better Call Saul pasa todo esto y poco más, y el resultado, contrario a toda lógica, es espectacular. Los 10 capítulos que conforman esta temporada son así: lentos, lentos, lentísimos; pero al mismo tiempo geniales, dramáticos y bellísimos.

AMC_BCS_S2_Promo_ImBack_Pool

Recordemos que en la primera temporada de Better Call Saul pudimos ver como Jimmy McGill busca superarse, dejar atrás a Slippin’ Jimmy; cómo busca un lugar luego de graduarse como abogado y cómo su propio hermano, Chuck, saboteó sus esfuerzos por miedo tal vez, por desconfianza o por coraje. Al final, recordemos como Jimmy se replantea su propia moral y que "hacer lo correcto" no siempre será lo más beneficioso.

Un personaje dentro de otro personaje

Bob Odenkirk as Jimmy McGill - Better Call Saul _ Season 2, Gallery- Photo Credit:  Ben Leuner/AMC
Bob Odenkirk as Jimmy McGill - Better Call Saul _ Season 2, Gallery- Photo Credit: Ben Leuner/AMC

Así, en esta segunda temporada vemos a un Jimmy que no logra encajar en el prestigioso gran bufete que lo contrató. Que su secretario, su escritorio de madera fina y su "auto de un solo color", al que no le cabe el termo del café, casi como un simbolismo del mismo personaje, no son suficientes para satisfacer su espíritu creativo para solucionar las situaciones más complicadas.

También pudimos ver la historia de Mike; sin duda de los mejores capítulos de la temporada. El amor a su nieta, a su nuera, y que tiene un alma calmada, pasiva pero muy vengativa. Su inteligencia e ingenio lo han convertido en un personaje redondo, con el que tenemos una cercanía como espectadores que nos mantiene en vilo por las maquinaciones que hace, todo esto con a penas unos cuantos diálogos (o ninguno).

better-call-saul-episode-202-mike-banks-post-1600x600

En general toda la temporada se nos va en "nada", con pocos avances en la historia que bien cabrían en la mitad de la misma. Pero esto no es una queja, al contrario, resulta impresionante el trabajo narrativo que logran los creadores de la serie. Las tomas y la fotografía dan para hablar de ellas artículos completos. Desde la primera temporada pudimos disfrutar de la belleza de los planos a los que nos tenía acostumbrados Breaking Bad. Cambios de iluminación, saturación y modos de color; una belleza en lo visual.

Los rostros conocidos

better-call-saul-episode-205-hector-margolis-interview-1200x707

Con todos estos elementos la temporada se mantiene consistente, entretenida y con grandes resultados. Durante la misma pudimos ver a otros personajes que conocimos en Breaking Bad: Tuco y Héctor Salamanca, a los gemelos sicarios, a Crazy 8. Todos ellos en otros tiempos y otras circunstancias; y, como se menciona líneas arriba, aunque sabemos el final de cada uno de ellos, es genial verlos en acción, completar sus perfiles, conocer por detalles a esos personajes odiados y amados de una de las mejores series de la televisión de todos los tiempos: Breaking Bad.

Sobre los personajes que conocimos a penas en la primera temporada de Better Call Saul, como Chuck, Kimmy y demás, muchas veces nos paramos a pensar cómo es que Jimmy llevó al traste todas esas relaciones. Sin embargo, aunque sabemos muy bien esto, no dejamos de sentir empatía, coraje y un montón de sentimientos por cada uno de ellos.

Bob Odenkirk as Jimmy McGill - Better Call Saul _ Season 2, Episode 3 - Photo Credit: Ursula Coyote/Sony Pictures Television/ AMC
Bob Odenkirk as Jimmy McGill - Better Call Saul _ Season 2, Episode 3 - Photo Credit: Ursula Coyote/Sony Pictures Television/ AMC

Better Call Saul cierra con un genial capítulo de final de temporada, tan lento y hermoso como todos los demás. Terminamos con un muy buen sabor de boca por lo que pudimos disfrutar durante estas semanas en las que se transmitieron en AMC y Netflix.

Nos queda esperar por la siguiente tercera temporada que está confirmada, ¿será que por fin veamos cómo Jimmy McGill se convierte en el Better Call Saul que todos conocimos? Sabemos muy bien este spin-off es finito, y qué mejor que lo sea, no queremos que se convierta en una que abuse de nuestra hospitalidad, aunque esto parece difícil, pues sus creadores nos han demostrado que saben bien cómo cerrar una historia, retirarse cuando van ganando y trascender por esto a la lista de lo mejor que ha habido en la televisión.