Rawpixel.com:Shutterstock

Estos últimos días se está hablando de las cuentas, o ingresos trimestrales, de las grandes tecnológicas. Appe, Yahoo, Facebook... todos están publicando sus informes con más o menos suerte en los resultados. Hay otras, sin embargo, de las que poco o nada se sabe en lo que a cifras respecta: Airbnb, BlaBlaCar, Uber... son buenos ejemplos de este grupo. Conocidas solo sus millonarias **rondas de financiación y sus valoraciones de unicornios es lo único** que podemos saber de ellos, y es que su ventaja comparativa está en proteger la privacidad de esas cuentas como si la vida les fuese en ello.

El acuerdo con el Times les asegura publicidad muy centrada en los potenciales usuariosPero realmente nos hacemos una pregunta: ¿qué más da no saberlas? Tomamos el caso de Airbnb, sobre el cual, el banco de inversión Cowen & Company ha emitido un informe en el que confirma que durante este 2016 la empresa de alquiler de viviendas vacacionales **gestionará un total de 12.300 millones de dólares** en ingresos por su actividad. Es decir, no tenemos cuentas pero sí hay indicios bastante grandes de que este tipo de empresas ya manejan cifras multimillonarias.

Lo que no sabemos es si en ese informe, con datos estimados, se han incluido **las nuevas intenciones que Airbnb acaba de anunciar en la India**. Un lugar en el que se estima que durante los próximos cinco años se generen, al menos, 25 mil millones de dólares.

Airbnb ya tiene más de un año de operaciones en el país, en el que ha empleado **la técnica de la adquisición de la competencia** para la consolidación de su actividad. Al igual que pueda suceder en China, todos los mercados que estén afincados en oriente cuentan con ciertas peculiaridades difíciles de afrontar para los capitalistas estadounidenses, pero grandes ventajas si son capaces de entrar y consolidarse. Ventajas que se traducen en muchos ceros en la cuenta. La alta densidad de población (1.252 millones de personas en el país), **grandes niveles de turismo, tanto interno como externo**, y una oferta hotelera que se puede calificar con un "necesita mejorar" son razones suficiente como para que Airbnb ponga todas sus intenciones en que este sea uno de los mercados prioritarios para la estadounidense.

Para reforzar su estrategia han recurrido a un recurso que, aunque muy manido, funciona fuertemente en este tipo de mercados. Al igual que hiciese Uber en su momento, y con un acuerdo con el Times de la India, quiere posicionarse en todos los tabloides a través de publicidad. **Muy simple**, pero muy enfocada a lograr clientes de forma rápida; estrategia que, por otro lado, bien le ha venido a la española Wallapop, que desde su aparición en la tele ha visto multiplicados sus ingresos. Desarrollando así **una presencia muy localizada y dirigiéndose al público más local**: el que potencialmente usará los servicios de Airbnb y el que puede lanzar a la empresa al Olimpo de los triunfadores empresariales en el lejano oriente. Y, aunque son muchos, más larga es la lista de los que fracasan.

Está claro que las técnica que se usan en occidente no siempre tienen cabida en otras geografías. ¿Le funcionará a Airbnb esta?